¿Por qué el hombre pierde el deseo sexual tras el orgasmo?

¿Has notado que cuando se termina la relación sexual, los hombres entran en un estado de relajación y de disminución del libido, aunque antes ardían de pasión? ¿Por qué ocurre?

Cuando esto pasa, muchas mujeres consideran que su pareja perdió el interés en ese momento y que sólo deseaba tener sexo, sobre todo cuando se queda dormido, pero la realidad es que hay otra razón.

Periodo refractario
Después de tener el orgasmo y eyacular, los hombres entran en el periodo refractario que puede durar algunos minutos o algunas horas para volver a tener otra relación sexual.

La razón de esta fase tiene que ver con un complejo juego de hormonas como la prolactina, la misma que hace posible la lactancia, pero que en los hombres está implicada en la producción del semen y el deseo sexual.

“Resulta chocante comprobar cómo antes de la eyaculación, la hembra es el objeto más deseado y, justo después del orgasmo, queda relegada a un segundo plano”, explica la investigadora Susana Lima del centro Champalimaud for the Unknown, quien ha estudiado el periodo refractario en roedores.

Explica que al estudiar a los roedores, descubrió que al tener el orgasmo y la eyaculación, se produce un pico en los niveles de prolactina en ambos sexos, lo que coincide con una reducción del deseo sexual.

Detalla que evolutivamente, puede explicarse así: el objetivo de la eyaculación es la reproducción, por lo que el hombre tratará de conservar las energías hasta que pueda aparearse con la hembra, por ello en cuanto expulsa el semen, pierde toda la energía que tenía.

“Una manera de acortar el periodo refractario sería presentar a una nueva hembra”, debido a que aumentaría el nivel de hormonas como la dopamina y adrenalina, que reactivarían el deseo sexual.

Control de prolactina, ¿sustituto de viagra?
La investigadora señala que en teoría, disminuyendo los niveles de prolactina se podría aumentar el deseo sexual, aunque aun es necesario investigar más a fondo cómo está involucrada la prolactina en el deseo sexual.

“En estos momentos, estamos bloqueando prolactina en las áreas cerebrales que sabemos que son importantes para el comportamiento sexual y ver cuáles de estas áreas se encienden”, concluye.

(Con información de Muy Interesante)