REFORMA

Cd. de México.- El Gobierno de Javier Duarte, en Veracruz, gastó ilegalmente uno de cada tres pesos que la Federación le entregó en 2014 y que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) le revisó.

 

 

Las anomalías brotaron en todos los fondos según los auditores: salud, educación, seguridad pública, infraestructura, lo que lo coloca como el Estado que peor ejerció los recursos federales.

En su informe de revisión a la Cuenta Pública de 2014, la ASF tomó como muestra 40 mil 619 millones de los 55 mil que la Secretaría de Hacienda entregó a la entidad como transferencias condicionadas o gasto federalizado programable.

El monto total “observado”, es decir, ejercido sin apegarse a la ley, ascendió a 14 mil 47.1 millones de pesos, lo que representa el 34.6 por ciento de la muestra auditada y el 18.2 por ciento del monto total observado a todos los estados, que es de 77 mil 380.6 millones.

En el caso de Veracruz, 13 mil 785 millones de gasto con irregularidades corresponde al Gobierno del Estado; otro tanto, a las universidades, y el resto, a los municipios.

Y él dice tener las manos limpias

Desde el Palacio de Gobierno, arropado por su gabinete y su familia, el Gobernador Javier Duarte refutó los resultados de la Auditoría Superior de la Federación sobre su gestión y sostuvo que el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, no le dio un ultimátum.

“Estoy con las manos limpias (…) Todos los recursos observados por la Auditoría Superior de la Federación se han destinado y aplicado en actividades propias de la gestión pública. Se han destinado para darle resultados a los veracruzanos”, aseguró el Mandatario estatal.