Antonio Sarabia, quien operó la quema de urnas y material electoral durante la jornada electoral del 7 de junio de 2015, para beneficiar en los resultados electorales a su hermano y actual diputado federal priista Carlos Sarabia, es precandidato a la presidencia municipal de Pinotepa Nacional por el PRI.

 

 

El “pelón” Antonio Sarabia fue videograbado y fotografiado cuando irrumpía en los edificios donde se colocaron las casillas electorales en la jornada federal del año pasado robando urnas en las cuales se colocaban los votos para elegir al diputado federal por ese distrito con cabecera en Pinotepa Nacional; pese a ello, su hermano Carlos Sarabia lo negaba y afirmaba en una entrevista a una televisora nacional que se deslindaran responsabilidades.

Pinotepa Nacional fue uno de los distritos electorales federales que fueron impugnados por irregularidades durante la jornada electoral, porque no se instalaron la totalidad de las casillas para que constitucionalmente fuera válida la elección y porque hubo hechos violentos, entre ellos, la quema del material electoral.

El PRI aprovechó el llamado al boicot electoral que hizo la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en el marco de su jornada de lucha; otras versiones afirman que tanto el PRI como la dirigencia sindical estaban involucrados para favorecer a los candidatos priistas: algo que ocurrió en los distritos de Pinotepa Nacional, Teotitlán de Flores Magón y Juchitán de Zaragoza, entre otros.

Aun con todas estas irregularidades el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) declaró como válidas las elecciones.

Como premio, “El pelón Sarabia”, Antonio Sarabia tiene aspiraciones para ser presidente municipal de Pinotepa Nacional y ocupar el cargo que ya ocupó su hermano Carlos Sarabia.

La Procuraduría General de la República ni la Fiscalía General de Justicia del Estado de Oaxaca actuaron contra Antonio Sarabia, aun cuando existen videos, testimonios y otras pruebas que demuestran que orquestó y participó físicamente en el robo y destrucción de material electoral durante la jornada del 7 de junio del año pasado.