Oaxaca. Presuntos elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones intentaron detener la tarde de este jueves al sacerdote Manuel Arias, quien ha acusado a curas de cometer actos de pederastia en perjuicio de unos 40 menores de edad, en comunidades indígenas.

El religioso ha señalado también al Arzobispo José Luis Chávez Botello y al padre Wilfrido Maytén Peláez, conocido como “Uvi”, de proteger a uno de los acusados, Mario Montes, quien se encuentra en prisión y en espera de proceso judicial.

Esta tarde, presuntos policías y representantes de la iglesia Católica acudieron a la parroquia “Juquilita”, en la Unidad Habitacional “Ricardo Flores Magón” de la ciudad de Oaxaca, para pretender aprehender al padre Arias y a la vez destituirlo del cargo.

Sin embargo, fieles de dicha iglesia se confrontaron con los visitantes y lograron que se retiraran del lugar sin conseguir su propósito. El sacerdote Manuel Arias ha denunciado también varios atentados y amenazas de muerte, por lo que teme por su vida.