Excélsior

En uno de los más lamentables capítulos del berrinche político, el senador Benjamín Robles abandonó al PRD cuando no logró la candidatura al gobierno de Oaxaca, después de haber echado lodo en contra del ganador de la interna, José Antonio Estefan Garfias, también respaldado por el PAN.

 

 

El candidato de la alianza opositora presentó ya denuncia ante la fiscalía estatal por calumnia y falsificación de documentos en contra de la propaganda negra que en su propia cuenta de Twitter difundió Robles.

Encaprichado en que a él le tocaba la candidatura, el ahora ex perredista se prestó a una operación política que sacó al Partido del Trabajo (PT) de la coalición electoral que apoya a Estefan Garfias.

Ya en su calidad de abanderado petista al gobierno estatal, Robles cargará con el señalamiento de sus ex compañeros de partido.

“Benjamín es una pieza de la guerra sucia de Murat contra nosotros. Esto no cambia las cosas, ahora tenemos más claro que el enemigo a vencer es Murat y Benjamín”, dijo este jueves 3 de marzo el dirigente perredista estatal, Carol Antonio Altamirano.

“Hoy comprobamos que buscan a como dé lugar la restauración autoritaria del viejo régimen que tanto daño le hizo en el pasado a Oaxaca. Su legado de corrupción y autoritarismo no lo podrán borrar nunca de la memoria de los oaxaqueños”, dijo el ex diputado federal al lamentar la traición del PT y su líder Alberto Anaya Gutiérrez.

CITA IMPERDIBLE

“Los eslabones determinantes de la cadena de poder escapan a los controles democráticos. Los poderes fácticos, especialmente los financieros, no están obligados nunca a rendir cuentas ante los ciudadanos”.

Pablo Iglesias, líder de Podemos en España.

@ivonnemelgar