La Jornada

San Cristóbal de Las Casas. El Movimiento Mesoamericano en contra del Modelo Extractivo Minero (M4), la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA) y la Organización civil Otros Mundos Chiapas, pidieron al gobierno de Honduras que “proporcione todas las medidas jurídicas y políticas posibles que garanticen protección inmediata” del mexicano Gustavo Castro Soto, quien fue herido esta madrugada en ese país, cuando “personas armadas y con lujo de violencia irrumpieron en la vivienda y asesinaron a Berta Cáceres, fundadora de la Coordinadora General del Concejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas (COPINH).

 

 

En una “acción urgente”, agregaron que “en estos momentos es fundamental garantizar la protección y la vida de nuestro compañero Gustavo por el relevante papel que su vivencia adquirió en este lamentable asesinato”, ya que “es un actor clave para las investigaciones que esclarezcan el asesinato” de Berta.

“En el contexto del terrible asesinato de la querida Berta Cáceres, solicitamos al gobierno de Honduras su pronta atención, intervención y seguimiento a este lamentable y gravísimo suceso en la vida del pueblo hondureño”, insistieron.

Precisaron que “durante la madrugada de hoy 3 de marzo, personas armadas y con lujo de violencia irrumpieron en la vivienda y asesinaron a Cáceres, fundadora del COPINH, en el sector La Esperanza, departamento del Intibucá en el sur-occidente de Honduras”.

Manifestaron que en los hechos fue herido Gustavo Castro Soto, mexicano e integrante de la Organización Otros Mundos Chiapas/Amigos de La Tierra México, de la REMA y del M4”.

La agrupación expresó que Berta y Gustavo “son personas de reconocida lucha social y ambiental a nivel internacional, lo que muestra la coherencia de su vida dedicada a la defensa de los derechos de los pueblos indígenas y campesinos, a los que han acompañado en sus procesos de resistencias para que de forma organizada y pacífica, eviten que el proyecto neoliberal de los gobiernos regionales se apropie del territorio mesoamericano, a través de sus proyectos extractivos de muerte”.

También demandaron que al gobierno de Honduras que “se garantice la seguridad de todos los miembros de la COPINH.