Noticias MVS

Rosa Isela Guzmán Ortiz, hija mayor de Joaquín Guzmán Loera, acusó a varios políticos mexicanos de aceptar donaciones del capo cuando contendían por un cargo y dijo que, a cambio, ellos se hicieron de la vista gorda para que pudiera escapar de prisión.

 

 

El narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, financió la elección de varios políticos mexicanos y entró dos veces secretamente a Estados Unidos para visitar a sus familiares. Así lo declaró Rosa Isela Guzmán Ortiz, su hija mayor a José Luis Montenegro en una entrevista para el diario británico “The Guardian”.

En una entrevista exclusiva con el rotativo inglés, Guzmán Ortiz reveló que el año pasado, poco después de sostener una charla con el actor y activista estadunidense Sean Penn, su padre escapó de una persecución con ayuda de funcionarios mexicanos corruptos y evadió los controles fronterizos de Estados Unidos para introducirse subrepticiamente en California, pese a ser uno de los fugitivos más buscados del mundo.

También acusó a varios políticos mexicanos de aceptar donaciones del capo cuando contendían por un cargo y dijo que, a cambio, ellos se hicieron de la vista gorda para que pudiera escapar de prisión.

“Mi papá no es un criminal. El gobierno es el culpable”, afirmó.

Las declaraciones de Guzmán Ortiz, de 39 años, fueron en una serie de entrevistas con el periódico “The Guardian”. La joven dijo que consultó previamente con su padre, quien ahora busca su extradición a Estados Unidos.

Guzmán fue recapturado en enero pasado, tras siete meses de fuga, y enviado de regreso a la prisión de máxima seguridad de “El Altiplano”, en el Estado de México, de donde se escapó en julio de 2015 por un túnel.

En la entrevista, Guzmán Ortiz indicó que el capo había planeado pasar las riendas del Cártel de Sinaloa a su medio hermano, Iván Archivaldo, pero fue traicionado por su socio, Ismael “El Mayo” Zambada y por el gobierno mexicano que, dijo ella, rompió un acuerdo para proteger a su padre.

Es la primera vez que la hija del líder del Cártel de Sinaloa habla con un medio.

En la entrevista, Guzmán Ortiz, aseguró que su padre cruzó la frontera con Estados Unidos en 2015 para visitar a sus familiares y ver la casa de cinco recámaras y un enorme jardín que compró para ella y sus cuatro hijos.

Sin embargo, no especificó cómo cruzó hacia el lado estadunidense.

Guzmán Ortiz señaló que su padre compró protección oficial al más alto nivel, enviando a sus representantes a encontrarse con encumbrados políticos o sus personeros.

“El Chapo” obtuvo notoriedad internacional con sus espectaculares escapes de penales de máxima seguridad: en 2001, según se dijo, salió del de Puente Grande, cerca de Guadalajara, escondido en un carro de lavandería; y en 2015 abandonó el del Altiplano sobre una motocicleta modificada que lo trasladó a través de un túnel de kilómetro y medio.

Esta segunda fuga fue considerada en general como una bofetada especialmente humillante para el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. Pero, de acuerdo con su hija, funcionarios de muy alto nivel ya habían dado luz verde para la fuga.

“La fuga de mi papá fue un acuerdo”, afirmó.

Por lo menos 34 personas han sido acusadas de ayudar al Chapo a escapar, incluyendo al que era el director del Altiplano y a quien fuera cabeza del sistema de prisiones federales de México.

Guzmán Ortiz quien tiene la ciudadanía estadunidense opera una cadena de pequeños negocios en California y habla fluidamente el inglés. Ella se compara con los narcojuniors, pero asegura que todo el dinero que recibió de su padre estaba limpio.