Bagdad. Al menos 52 personas murieron hoy en un atentado suicida con camión bomba al sur de la capital iraquí, Bagdad, en una acción que ha sido revindicada por la milicia terrorista Estado Islámico (EI).

La detonación se produjo cuando el atacante arremetió con el camión cisterna cargado de explosivos contra un puesto de seguridad de la ciudad de Hilla, unos 100 kilómetros al sur de Bagdad. Entre los muertos hay civiles y personal militar. Al menos 67 personas han resultado heridas.

La deflagración destruyó por completo el puesto de control, así como los cerca de 20 vehículos que se habían detenido para pasar el control, según relataron testigos.

La página web Amaq, ligada al Estado Islámico, señaló que el ataque había sido perpetrado por un miembro del grupo radical sunita, causando “decenas” de muertos y heridos.

La autoría del ataque no ha podido ser contrastada de forma independiente, pero en los últimos meses la milicia terrorista perpetró atentados similares. Los yihadistas controlan amplias partes del norte y el oeste de Irak.

Los radicales sunitas consideran herejes a los chiítas.