Excélsior

Un juez federal concedió una suspensión a Joaquín “El Chapo” Guzmán con el objetivo de que se le brinde atención médica luego de que, a través de sus abogados, se quejó por no ser atendido respecto a diversos padecimientos tales como presión arterial alta y gastritis.

 

El juzgador del Estado de México puntualizó, en el acuerdo publicado este lunes, que el narcotraficante no debe permanecer aislado de la población penitenciaria del penal de máxima seguridad del Altiplano y además se le debe permitir la comunicación con sus abogados para garantizar así una adecuada defensa.

Se decreta la suspensión de plano para que cesen de inmediato los actos consistentes en la incomunicación, tortura, segregación, aislamiento, falta de atención médica y tratos crueles e inhumanos, que dicen los promoventes está siendo objeto el quejoso Joaquín Guzmán Loera, así como cualquier otro acto que atente contra su vida”, señala el resolutivo.

El juez señaló además que se responsabiliza a las autoridades responsables por cualquier violación que pudiera cometerse a las determinaciones señaladas y deberán proceder a la vigilancia necesaria a fin de que sea dado el debido cumplimiento en favor de Guzmán Loera.