ANALISTAS, periodistas, dirigentes de los más variados partidos políticos y los mismos militantes del PRD, no quitan el dedo del renglón:

 

 

EL ex senador chilango BENJAMÍN ROBLES MONTOYA, es un renegado que, sin el menor rubor, ha abjurado de su tercer partido, el PRD, para conservar sus canonjías. Hombre sin principios ni ideario político, lo mismo ha hecho negocios en el PRI que en el MC, el PRD y ahora ha pactado con Alberto Anaya, dueño del PT desde hace un cuarto de siglo, para seguir en lo mismo.

Bien dice Ivonne Melgar, en Excélsior, “es un judas” y agrega: En uno de los más lamentables capítulos del berrinche político, Benjamín Robles abandonó al PRD cuando no logró la candidatura al gobierno de Oaxaca, después de haber echado lodo en contra del ganador de la interna, José Antonio Estefan Garfias. REACCIONES

Contra jugador tan sucio de la política chapulinera, las reacciones son múltiples.

PARA empezar, el candidato de la alianza “creo” ya presentó denuncia ante la fiscalía estatal por calumnia y falsificación de documentos en contra de la propaganda negra que el chilango traído de Michoacán difundió en las redes.

LO que más sorprende y es fuente de muchas conjeturas, es la maniobra que hace con el dueño del Partido del Trabajo (PT). Cuando Robles anunció la posibilidad de saltar al partido local PSD dije que “a nadie sorprenda tal asociación porque la conseja popular desentraña que, siempre, cada quien con su cada cual”. Es decir, dada la personalidad de Robles tenía que buscar a uno de su misma calaña. Manuel Pérez Morales, dueño, digo dirigente del PSD, es otro político oportunista y maniobrero. No brincó al PRD, seguramente le pidieron las perlas de la virgen, pero siguió en la misma ruta hasta encontrar a otro de su misma ralea ¿saben quién es el dueño del PT?

HACE un cuarto de siglo, Carlos Salinas creó el PT para sus fines políticos y lo puso en manos de Alberto Anaya. Desde entonces se ha convertido en un cacique de la política, con una larga historia de pillerías. Durante unos 20 años ha sido legislador en ambas cámaras sin haber presentado una sola iniciativa de ley.

En las elecciones del 2009, el PT y el MC, cual rémoras, dejaron su alianza con el PRD y se pegaron al tiburón llamado Andrés Manuel López Obrador, quien se fue por la libre a pesar de seguir militando en el sol azteca. Ahora que el tabasqueño tiene su propio partido, el MORENA, andan buscando donde adherirse. Anaya lo ha hecho con el PRI al que le debe la vida y la resurrección. Carlos Salinas le vio vida y el PRI lo resucitó al regresarle su registro.

NO es la primera vez que lo hace. Anaya, como dueño del PT siempre ha vendido candidaturas a puestos de elección popular al mejor postor. Vil mercenario de la política compra y vende. No hay que olvidar que hace algunos años, en el Senado, compró a dos senadores para crear una fracción parlamentaria y engordar las arcas de su negocio que se llama Partido del Trabajo.

ALGUIEN, medianamente informado ¿daría su voto a este negocio con siglas PT?

ACIERTA el dirigente local del PRD Carol Altamirano cuando dice que “Benjamín es una pieza de la guerra sucia del PRI contra la alianza CREO, ahora tenemos más claro que el enemigo a vencer es Murat y Benjamín”.

ILEGAL

EL primero en reparar sobre la ilegalidad de la maniobra del ex senador chilango Robles, fue Jesús Zambrano, presidente de la Cámara de Diputados. Pidió a su partido, el PRD, denunciar la ilegalidad de la postulación del senador Benjamín Robles al gobierno de Oaxaca bajo el emblema del PT, después de competir y perder la candidatura de la alianza PRD-PAN.

Pidió analizar la ley que indica que después de haber participado en la contienda en el proceso interno del PRD y no resultar electo, ya no podría ser postulado por otro partido.

El diputado y coordinador de la bancada PRD en San Lázaro, FRANCISCO MARTÍNEZ NERI, es de los que no se anda con ambages. Directo, señala que “el senador Robles es utilizado como instrumento del PRI”. Afirma que “se trata de actos perfectamente planeados por el PRI, que tienden a descarrilar la alianza de PAN-PRD para la gubernatura”. Para no dejar la menor duda señaló: “la salida del Partido del Trabajo (PT) de la coalición en Oaxaca, obedece a un pago de factura al PRI por ayudarles a mantener el registro”.

EL PRS es otro de los partidos que pone en duda la nueva candidatura de Robles. Su representante ante el Consejo del IEEPCO, Alfonso Esparza Hernández dijo que el legislador está impedido para ser aspirante porque el PT se escindió fuera de los tiempos legales de la coalición con PRD y el PAN.

Al respecto, hay un precedente cercano. Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) revocó una candidatura similar. Fue en 2015, cuando el ex jefe de gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, se postuló para una diputación federal vía plurinominal por el PRD y al no quedar en las listas buscó —simultáneamente— ser candidato al mismo cargo por Movimiento Ciudadano (MC). El TEPJF consideró que Ebrard transgredió la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales en su artículo 11, capítulo segundo que dice: “A ninguna persona podrá registrársele como candidato a distintos cargos de elección popular en el mismo proceso electoral; tampoco podrá ser candidato para un cargo federal de elección popular y simultáneamente para otro de los estados, de los municipios o del Distrito Federal. En este supuesto, si el registro para el cargo de la elección federal ya estuviera hecho, se procederá a la cancelación automática del registro respectivo”.

LA DUDA

ANTE los insistentes señalamientos de irregularidad en la nueva aventura del ex senador chilango de la mano con el PT, caigo en el supuesto de que el dueño del PT haya urdido con el PRI la jugada de atraer la candidatura de Robles, para rematarlo políticamente. Es decir, que el PT lo deje solo en el litigio que viene sobre la transgresión de su postulación como nuevo candidato.