AUNQUE sus encuestadores de cabecera encuentran que el candidato del PRI Alejandro Murat Hinojosa resulta un “producto electoral” vendible, hay otros sondeos que han prendido los focos rojos: la baja del partido tricolor en las preferencias del electorado. De la última elección de gobernador a la fecha, el PRI han perdido poco más del 40 por ciento de su voto duro.

 

 

LA inactividad total del comité directivo estatal del PRI acrecienta los problemas. Hay señalamiento de venta de candidaturas y una brutal arrogancia contra los precandidatos que se quedan en el camino, dolidos, pero la operación cicatriz no se ve por ningún lado. Si vemos que hay casi 150 aspirantes a diputado para los 22 distritos, los que cayeron en las falsas expectativas, obvio que engrosarán las filas de los priistas resentidos.

Los enterados me dicen que ante el pasividad al interior del PRI, en el “cuarto de guerra” del candidato los arrebatos son encarnizados. Hay quienes descubren que en el bunker tricolor duermen hasta con el enemigo.

SE suponía que con la entrega en paquete de los ocho primeros candidatos del siniestro ULISES, éste se apaciguaría. Error fatal. Insaciables, los ulicistas que parece que ya le tomaron la medida al candidato, van por el resto.

Cuentan que en el primer círculo de Alejandro, URO incrustó a Antonio Amaro Cancino uno de los más impresentables del PRI pero activista leal del ulicismo ¿esto qué significa? Que todos los acuerdos al interior del cuarto de guerra inmediatamente son transmitidos a los oídos de URO. Con información privilegiada, inmediatamente arma su estrategia para exigir más posiciones. En este momento, por ejemplo, el relevo en el PRI está detenido porque, pese a sus negros antecedentes, intentan imponer a Amaro. Ceder a esta exigencia significaría una carta de presentación muy negativa para un PRI que tiene como abanderado una cara nueva, sin cargas política negativas.

EN el bunker tricolor despachan también Alejandro Avilés, Samuel Gurrión y Germán Espinoza. Éste último, sin más merecimiento que el de ser un oscuro burócrata allegado a José Murat, está allí como colaborador testimonial. Los otros dos, más hábiles, urden planes. Avilés quiere sustituir a Mafud. Samuel busca colocarse en el número uno de la lista plurinominal de candidatos a la diputación y de allí agarrar el báculo para pastorear la nueva camada curuleca. También desea el privilegio de nombrar al candidato para presidente del PRI en su natal Juchitán.

Mientras construyen su castillo de arena no han reparado en lo fundamental. Aunque han descubierto la fuga de información no reparan en el riesgo de dormir con el enemigo. Es decir, los ulicistas insistirán en sus ambiciones aunque ya tengan su rebanada de pastel que significan ocho candidatos a diputado más las que obtengan para presidentes municipales. No descarten que sean los primeros en atizar el fuego mediático en caso de que surjan impugnaciones contra la candidatura de Alejandro ¿motivos? Ya los hallarán. Los que se han visto más recatados, son María de las Nieves García que ya renunció como secretaria técnica en la SSA; Mariana Benitez y Héctor Pablo Ramírez Leyva cuyas negociaciones, en su calidad de precandidatos, se ajustan a eso: meros acuerdos políticos, civilizados.

ANTE tantos compromisos con la “oposición interna”, el reparto de candidaturas para los seguidores de Alejandro ha tenido que esperar. A media semana se conocerá la lista total para diputados y el sábado próximo definirán los nombres de los que jugaran por los Ayuntamientos.

Me dicen que para hacer menos traumática la decisión, están analizando el resultado de las encuestas. Candidaturas para diputados y ediles, serán para los que garanticen presencia electoral. Quien contribuirá a la campaña priiista con la fuerza moral de su apellido es el joven Luis Antonio Ramírez Pineda.

OBVIO, también están los pagos de lealtades forzadas como el del flemático Anuar Mafud y su fiel Liz Acosta. El primero se apunta en lugar preferente de la lista para candidatos plurinominales. La dama podría buscar nuevamente la diputación por el distrito del centro donde ya perdió en dos ocasiones ¿va por el tercer fracaso?

EMBESTIDA

AUNQUE es una vieja práctica del PRI eso de “pepenar” clientes de otros partidos, el candidato del PT Benjamín Robles, recicló esta maña para golpear al abanderado de la alianza CREO, José Antonio Estefan.

SUS enviados a una conferencia de Prensa, dijeron que porque el gobernador Gabino Cué Monteagudo “impuso a un priista” como candidato para dividir al PRD, un bloque de veinte perredistas renunciaron a la precandidatura a diputados locales y presidentes municipales de la alianza CREO, para sumarse al proyecto de Benjamín Robles Montoya, a quien consideran que sería el próximo gobernador de Oaxaca.

También denunciaron que el precandidato del PRD, José Antonio Estefan Garfias rebasó gastos con más de 521 mil pesos por encima del tope y límite de ingreso que es de tres millones de pesos, por lo que fue denunciado en la FEPADE.