Reforma / Claudia Guerrero e Isabella González

Cd. de México.- El Presidente Enrique Peña Nieto envió al Senado una iniciativa para redistribuir las facultades de las Secretarías de Marina (Semar) y de Comunicaciones y Transportes (SCT) en materia de seguridad, protección marítima y prevención de la contaminación marina.

 

 

El Jefe del Ejecutivo explicó que la reforma busca una reingeniería en las estructuras, funciones y organización de las dependencias de la administración pública que intervienen como autoridades en ese ámbito.

En el proyecto, asegura que la Autoridad Marítima Nacional ejercerá la administración, para evitar confusiones y vacíos de autoridad ante la comunidad nacional e internacional.

El Presidente sostiene que la Semar cuenta con los recursos humanos y materiales necesarios para cumplir esa función, garantizar el cumplimiento del orden jurídico nacional en dichas zonas, proteger el tráfico marítimo, fluvial y prevenir la contaminación, además de salvaguardar la vida humana en el mar.

En la iniciativa propone modificar los artículos 30 y 36 de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal para establecer las competencias de ambas secretarías y armonizar la legislación vigente.

“Es indispensable evitar la duplicidad de funciones a fin de evitar confusión por parte de la comunidad marítima nacional e internacional sobre el ejercicio de la autoridad en esta materia”, afirmó.

También planteó modificar la Ley de Navegación y Comercio Marítimo para homologar y definir a la Autoridad Marítima Nacional.

En ese caso se facultará a las dos dependencias para representar al País en la negociación de tratados internacionales en la materia.

Peña Nieto sugiere transferir las capitanías de puerto a la Semar, con lo que la SCT sólo se quedará con atribuciones relacionadas con la regulación, organización y administración de la marina mercante.

A la Semar le corresponderá el otorgamiento de permisos para la prestación de servicios de transporte marítimo de pasajeros y de turismo náutico con embarcaciones menores, así como la autorización de arribos y despachos de las embarcaciones y artefactos navales.

También estará facultada para abanderar y matricular las embarcaciones y artefactos navales mexicanos, administrar los registros nacionales de la gente de mar embarcaciones así como inspeccionar y certificar a las embarcaciones mexicanas y extranjeras.

Quedará en el ámbito de la Semar el cumplimiento de los tratados internacionales, la legislación nacional, los reglamentos y las normas oficiales mexicanas en materia de protección marítima y portuaria, salvaguarda de la vida humana en la mar y prevención de contaminación marina.

Esta Secretaría tendrá en sus manos la aplicación de sanciones por infracciones, además de nombrar y remover a los capitanes de puerto.

En tanto, la SCT continuará a cargo de la administración portuaria, el fomento y desarrollo del mismo, el control y capacitación de la marina mercante, obras marítimo portuarios y de dragado, así como el desarrollo de la industria marítima, concesiones, permisos y sus tarifas.

Tendrá bajo su control toda actividad productiva de negocios y generadora de recursos económicos a través de las oficinas de servicios a la marina mercante.

La Secretaría de Comunicaciones se queda con las atribuciones que la facultan para planear, formular y conducir las políticas y programas para el desarrollo del transporte por agua, de la marina mercante y de los puertos nacionales.

Asimismo seguirá al frente del Registro Público Marítimo Nacional, prestará servicios en vías generales de comunicación por agua, y regulará y vigilará que el servicio de pilotaje se presten forma segura y eficiente.

La dependencia deberá promover y regular la formación de capacitación del personal de la marina mercante, otorgar certificados de competencia y participar con la Semar en la seguridad y la protección marítima portuaria.