¡QUE CONSTE… SON REFLEXIONES!

“NO DISCUTAS. UN JOVEN SAMURAI DE MI CLAN ME ENSEÑÓ QUE LA MEJOR ESTRATEGIA ES NO REACCIONAR PORQUE SI REACCIONAS, TU OPONENTE TE CONTRALA… SI TE DESAFIAN, PERMANECE COMO UN TRONCO DE MADERA INMÓVIL HASTA QUE NO SE HAYAN APACIGUADO LAS EMOCIONES CONFLICTIVAS EN TU INTERIOR”

 

 

Una cosa son los discursos aquellos de las tepocatas, las víboras machas, los sapos, los grillos, las lenguas de fuera, los pipirisnais, que lanzaba Vicente Fox, en la estrategia marcada por la “Coca-Cola” para hacer de un gerente un presidente y, bueno, lo lograron, a los discursos y explicaciones que hoy brinda. Claro que en esto existieron arreglos más allá de los mexicanos, después del “Robaproa”, donde en un gran fraude financiero los grandes bancos nos despojan a los mexicanos de todos nuestros ahorros gracias a la complicidad del presidente en turno, salvando bancos y banqueros, la idea es que no se realizaran investigaciones para descubrir a los responsables y para ello no hay nada mejor que los acuerdos políticos en la “alternancia del poder de acuerdo con los partidos”. Lo que nos queda claro desde hace muchos sexenios es que los mexicanos, ya no somos los que determinamos quién o quiénes son los que formarán el poder en un momento, todo viene desde el Norte. Así se demostró cuando en 1928, el entonces secretario de Estado de los Estados Unidos declaraba que, en México, no tenía que iniciarse una guerra para conquistarlo, ya que los mexicanos eran nacionalistas y bravos, así que la mejor estrategia era que se educaran a los hombres más inteligentes y ambiciosos para educarlos en sus costumbre y sistema y colocarlos en puestos para que alcanzaren el poder, y así, ellos, serían capaces de hacer esos cambios, tal como se inicia con el primer presidente formado en los Estados Unidos para dar inicio al sistema del neoliberalismo: Miguel de la Madrid.

Por tal motivo se explica que los norteamericanos hicieron una enorme investigación en el tiempo de José López Portillo con el fin de establecer las debilidades y las fortalezas de los posibles candidatos, entendiendo que en el caso de Javier García Paniagua, existía una gran liga con la hermana del presidente, Margarita, a la cual en el atentado que hicieron con el fin de secuestrarla, la DFS, a cargo de García Paniagua y Miguel Nazar, debilitando el poder que tenía en ese control Don Fernando Gutiérrez Barrios, esa institución, logró evitarlo. De ahí logra confianza del presidente López Portillo porque era una de sus adoraciones Margarita, además de Alicia y de su Madre.

Durante ese periodo Javier García Paniagua aumentó su poder en todos los niveles, sobre todo cuando contaba con la confianza de gran parte del Ejército Mexicano, o mejor dicho, de sus altos mandos, al ser el hombre de confianza de su padre, el General Marcelino García Barragán, y en ese lapso entendió que el valor del ejército y de la DFS era la fuerza paramilitar que se podía operar en el control de las guerrillas y del manejo o control manejado del narcotráfico, donde sus comandantes, por medio de Nazar Haro, eran los que controlaban las rutas diseñadas desde las oficinas de la CIA, porque de esas rutas y de la operación se lograba mantener el control de los grupos de viciosos norteamericanos, la inmensa mayoría, resultado de sus actividades en el ejército y en las guerras imperialistas en el mundo, y además, se podía controlar para ellos mejor el nivel y la parte operativa financiera que les permitía canalizar las utilidades al flujo financiero de su país y utilizar otra parte para financiar las guerras operadas en parte del mundo, por ejemplo, las mismas impulsadas en Centro América, para destronar a los grupos dictatoriales que controlaban el país y evitar que los grupos de comunistas lograran establecerse en el poder; el mejor ejemplo de esto se dio en Nicaragua, donde iniciaron el movimiento por medio de uno de sus hombres formados en la Universidad Autónoma de Guadalajara, el Comandante Cero, de filiación de derecha, e incrustar a sacerdotes jesuitas, narcotraficantes que eran los financieros del movimiento y la participación de los grupos de comunistas que llegaron al poder, pero que no lo lograron consolidar, de tal forma que, los principales comandantes que generaron la revolución sandinista, terminaron como biógrafos del presidente Carlos Salinas y fueron operadores importantes en las relaciones extra diplomáticas que cualquier gobierno necesita para mantener su influencia en la región. Por esa razón, los fondos obtenidos por el coronel Oliver North en el escándalo IRÁN- CONTRAS.

Conociendo la fuerza y el afecto de una gran parte de la familia de López Portillo por Javier García Paniagua, y conociendo, los norteamericanos, su operación en las relaciones y rutas del narcotráfico con ellos, utilizaron eso como el mejor argumento de que no podía ser él el presidente, por su involucramiento al igual que el de algunos miembros de su familia y amigos y comandantes para evitar que fuera el candidato del presidente, y se enfocaron al orgullo de su nepotismo, su hijo, José Ramón, y sus relaciones con Miguel de la Madrid, que con el apoyo de los políticos norteamericanos consolidó su poder y su destino, y con ello, el destino del país en una nueva ruta que nos ha dejado miles de muertes, desaparecidos y desplazados peor que en los resultados de las dictaduras militares en América Latina.