• La administración universitaria presentará las denuncias correspondientes en contra de los responsables

Oaxaca, oax.- En un acto de total incongruencia con los valores universitarios, Amílcar Sosa Velasco irrumpió esta tarde en compañía de personas armadas con la finalidad de violentar e impedir la Sesión del Honorable Consejo Universitario.

De acuerdo con la Administración Central, el día de ayer los integrantes del H. Consejo Universitario fueron citados de manera formal para llevar a cabo una sesión donde serían abordados temas académicos y electorales, entre ellos, la aprobación de seis Maestrías y un Doctorado como parte de la nueva oferta educativa que la institución brinda.

Así mismo, en términos de lo dispuesto en el artículo 44 de la Ley Orgánica que rige a la Universidad, la elección de la Comisión Electoral que será la encargada de dar vida al proceso de electoral que se avecina, para designar al nuevo Rector.

Sin embargo, a punto de instalarse la sesión, el Odontólogo Amílcar Sosa Velasco secundado por un grupo de aproximadamente 20 personas en completo estado de ebriedad agredieron a Consejeros y a funcionarios de la Administración Central, causando además desmanes y daños al edificio del Instituto de Ciencias de la Educación.

En ese sentido, el rector de la UABJO, Eduardo Martínez Helmes exigió al Gobierno Federal y al Gobierno Estatal que brinde la seguridad correspondiente para que los Órganos de gobierno de la Universidad y en pleno ejercicio de su autonomía desarrollen sus actos académicos y electorales.

Así mismo, responsabilizó como autor intelectual de estos hechos deleznables a Taurino Amílcar Sosa Velasco, e informó que presentará la denuncia correspondiente contra él y quienes violentaron la sesión.

Martínez Helmes fue categórico al sentenciar que no permitirán que actos de impunidad ocurran en la Universidad y exigirán al Gobierno la aplicación de la Ley. Por último, el rector indicó que tanto las actividades académicas y administrativas, así como el proceso electoral en la Universidad no se verán alteradas por una veintena de personas que pretenden afectar a más de 24 mil universitarios.