OTRA fisura que puede socavar la endeble alianza CREO (Coalición con Rumbo y Estabilidad para Oaxaca), la provocó el discutido HUGO JARQUÍN, uno de los políticos más improvisados y cínicos que surgió a la sombra del Peje AMLO.

 

 

EL invasor de parques y jardines públicos advirtió en una entrevista con la colega Nadia Zanabria que “si con el PAN no llegamos a un buen acuerdo vamos a lanzar nuestro propio candidato (a la presidencia municipal de la capital)”. Solo le faltó decir, si no soy el candidato -por segunda ocasión- vamos a ir solos.

No se trata del simple comentario de un merolico de la Central de Abastos -anterior oficio del señor Hugo-. Ni siquiera puede tomarse como una ocurrencia. Al contrario, es un aviso con mucha perversidad y alta dosis de consigna política. El borrachín que lució su afición etílica en la televisión mundial, no tiene capacidad para jugada política tan tremenda. Quien le haya dado línea tiene un fin muy claro: buscar la posibilidad de que el PAN pudiera también dejar la coalición que encabeza el priista, digo perredista, JOSÉ ANTONIO ESTEFAN GARFIAS.

CUANDO los jefes de distintas tribus del PRD descubren que desde el PRI armaron la estrategia para retirar al PT de la alianza PRD-PAN, crece la sospecha de que “el verrugas Jarquin” pudiera ser la pieza inicial para tratar de que el PAN, también, se retire ¿de qué manera?

TODO indica que forzar al máximo la liga atosigando al PAN para que renuncie al acuerdo de que les toca poner candidato para la alcaldía de Oaxaca capital, puede provocar alguna reacción de los panistas. Podrían dejar la alianza. A eso juega Hugo Jarquín.

ENDEBLES

AUNQUE los del partido azul tienen como sus “cartas fuertes” para la candidatura a la presidencia municipal de la capital a tres diputados, sus posibilidades de ganar son muy remotas. Como legisladores, Lesly Jiménez Valencia, Alejandra García Morlán y Sergio Bello, arrastran el tremendo descrédito que significa formar parte del congreso estatal catalogado como el más corrupto e improductivo en la historia de Oaxaca. Nomás.

Aunque dicen que doña Lesly tiene posibilidades de triunfo porque la curul la ganó en las urnas, carga lastres muy pesados. Primero, el descrédito que significa ser diputada local en este momento. Segundo, está marcada por yerros políticos imperdonables. No hay que olvidar su doble juego en la cámara. Dijo que avaló un proyecto para la baja del impuesto a la tenencia de automóviles cuando en realidad lo que hizo fue al revés. Incrementar el gravamen. Pesa sobre ella también su colaboracionismo en la aprobación del impuesto a la nómina. Acaban de descubrir que ella metió la mano para el impuesto del 2.5 por ciento a los proveedores del gobierno del estado. No creo que haya un retrasado mental que le ofrezca su voto para que gobierne esta sufrida ciudad.

ESCORIA

LOS últimos sondeos confirman que el PAN es el colero en las preferencias del electorado. Sin posibilidades de jugar solo en estas elecciones, su adhesión a la coalición con el PRD significa su salvavidas. Al menos es la percepción que hay del partido azul en Oaxaca.

Así como el secretario general del PRD, Hugo Jarquín está presionando para quitarle el derecho de poner candidato en la capital, otros grupos han arrinconado a este partido. No se puede explicar de otra manera el hecho de que acepten verdaderas escorias profugas del PRI, como es el ex dirigente de los burócratas JOEL CASTILLO.

Empleados del gobierno del estado que bien conocen a este oportunista de la política que en las elecciones pasadas jugo con las siglas del PRI y perdió la diputación, lo descubren.

Aunque don Joel dice en la carta de renuncia al PRI que “voy a dignificar la política”, sus ex representados dicen lo contrario.

A partir de que el PAN lo registró como su candidato a diputado por el distrito con cabecera en Santa Lucía del Camino, dicen que coludido con altos funcionarios de la Secretaría de Administración, forzaron al partido azul para que lo aceptara. A cambio, ofreció que en el congreso los defendería de cualquier intento de investigación cuando dejen el poder.

Sus seguidores comentan que Joel, a pesar de su status de burócrata, tiene mucho dinero de manera ilícita. Afirman que a los “aviadores” del gobierno que cobran como comisionados sin desempeñar ninguna labor, les quita la mitad de lo que perciben. Esto lo hace con la connivencia de altos funcionarios. Los descuentos los operan sus fieles colaboradoras Iris Porras y Norma Avilés.

A cambio de sus cabildeos para que la base no se alebreste en las renovaciones de contratos, Joel Castillo obtiene del Secretario de Administración paquetes de bases, ascensos y nombramiento de comisionados (aviadores) que supuestamente trabajan en el sindicato. Iris Porras es la encargada de manejar la relación de los “comisionados” para los respectivos “moches” que van a parar a las manos de Joel.

Dicen que para calmar sus protestas en la elección pasada que perdió su planilla, negoció 500 pesos extras quincenales para cada uno de sus comisionados (aviadores). El mismo ex dirigente burocratil dice que este dinero lo invertirá en su campaña. Los empleados que bien se conocen entre sí, me afirman que el día de su registro en el PAN, llevó a sus comisionados, más de 80 y acarreados de distintos rumbos.

Lo que le reconocen a don Joel es su astucia para mantener sus perversas relaciones de poder. También para hacer convivir a sus musas como Francisca, Iris, Martha, Lorena, etc. Pero su máxima osadía es que lo acepte como candidato a diputado un partido como el PAN cuya doctrina la basa en la unidad familiar y las buenas costumbres.

EL PETATE DEL MUERTO

Sus canonjías las mantiene por un acuerdo con el Secretario de Administración. Lo amenazó con convocar a la asamblea de casi 10 mil burócratas. Sería el pandemónium. Por eso vendió la idea de olvidar la exigencia (la asamblea) de sus seguidores contra la nueva directiva el año pasado. A cambio recibió el paquete de concesiones. El hoy candidato panista hizo firmar a sus seguidores el desistimiento a la asamblea general y las entregó a la junta de arbitraje. Mintió a sus seguidores al decir que esperarían la respuesta que nunca llegó.