Reforma / Edgar Hernández

Tapachula, Chiapas.- El fraude del voto de los chiapanecos en el extranjero, que derivó en la remoción del tres consejeros del Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana, también habría sido operado por dos empleados del Gobierno de Manuel Velasco convertidos en dirigentes partidistas.

 

 

Para el pasado proceso electoral, su Secretario de Gobierno, Eduardo Ramírez Aguilar, fue nombrado dirigente del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), mientras que el entonces titular del Instituto de Capacitación y Vinculación Tecnológica de Chiapas (Icatech), Enoc Hernández Cruz, pasó a la dirección de Mover a Chiapas, partido de nueva creación.

Ambos partidos concentraron 99.7 por ciento de los votos de los chiapanecos en el exterior. El Partido Verde obtuvo 3 mil 685 votos y Mover a Chiapas, 2 mil 928.

Notas Relacionadas

Piden sanción fuerte a fraude en Chiapas

Castiga INE fraude burdo en Chiapas

Avanza reemplazo de consejeros en Chiapas

Remueve INE a 3 consejeros en Chiapas

Niegan alterar padrón en voto extranjero

Inflan padrón de votantes en el exterior

Los otros dos partidos que llevaban candidato para esa representación, Morena y Movimiento Ciudadano (MC), obtuvieron 14 y un voto respectivamente, es decir, ni el suplente habría votado.

En la jornada de 2012, cuando se eligió por primer vez la representación del diputado migrante, apenas votaron 533 chiapanecos; 98 por ciento lo hizo desde Estados Unidos y el resto de países como España, Canadá, Chile, China y Guatemala.

En esa ocasión ganó la contienda la entonces candidata de la alianza entre el PAN y Orgullo Chiapas (creado por el ex Gobernador Juan Sabines, ahora denominado Chiapas Unido).

Rosbhita López Aquino ganó por 518 votos contra 14 que obtuvo la coalición PRD-PT-Convergencia (hoy MC).

Como premio a la operación política en 2015, Ramírez Aguilar fue designado diputado local por la vía plurinominal y en la actualidad es el presidente del Congreso estatal.

En tanto, Hernández Cruz se mantiene en el cargo de dirigente de Mover a Chiapas, al que hizo crecer de manera meteórica.

Aunque era la primera vez que participaba en una contienda, ese instituto político obtuvo más de 181 mil votos en la elección de miembros de ayuntamientos, superando por mucho a partidos con representación nacional como el PAN, PRD y Morena, que obtuvieron 121 mil, 118 mil y 114 mil sufragios, respectivamente.

En los comicios de 2015, el INE detectó una lista de electores chiapanecos que supuestamente vivían en Armenia, Croacia, Eslovaquia, Liberia y Suiza, pero que habían sido inscritos para votar sólo en esa elección.

Sin embargo, esas personas en realidad habitaban en el Estado y habían sido rasuradas del padrón nacional para engordar el de votantes en el extranjero.

Derivado de ese caso, el diputado Roberto Pardo Molina, del PVEM, fue desaforado; la empresa que hizo el padrón es investigada, la Fepade abrió una averiguación por delito electoral y tres consejeros de Chiapas fueron removidos.

No obstante, diversos partidos demandan ir a fondo en la investigación del fraude. El senador Zoé Robledo, del PRD, exigió ayer la remoción de todos los consejeros del órgano electoral de Chiapas.

Apuntan a funcionarios de INE

Las representaciones de Morena y el PRD ante el INE buscan fincar responsabilidad a funcionarios de ese órgano en el caso de los chiapanecos que en 2015 fueron excluidos del padrón electoral e incorporados en un listado para sufragar desde el extranjero.

“Tal y como está redactado el convenio con el OPLE chiapaneco y los anexos técnicos, sí hay una responsabilidad, en virtud de que el Registro Federal de Electores era la instancia única para la inclusión y exclusión de personas en el padrón, si bien a propuesta del OPLE”, planteó Horacio Duarte, de Morena.

En tanto, el documento que la representación del PRD entregó a la Fepade sostienen que “los funcionarios del INE se abstuvieron de resguardar la información del padrón y lista nominal de electores, afectando y alterando la lista de manera directa al excluir de manera indebida a cerca de 10 mil ciudadanos”.