Ecos de Covián

 

 

Vaya suerte que tienen algunos vivales, tal es el caso del famoso Yorch, que pertenece al grupo de pseudo estudiantes que tienen tomado el auditorio de la Facultad de Filosofía de la UNAM.

Y es que con una suma económica irrisoria y con una reclasificación irregular de los delitos por parte del juzgador, se le fijó una fianza por concepto de Obligaciones Procesales de $5,000.00 pesos; de sanción pecuniaria por la posesión simple de marihuana y cocaína $73.04 y por la posesión simple de clonazepan $3,652.00.

Apenas el lunes la PGR, informó que el Juzgado Décimo Primero de Distrito de Procesos Penales Federales en el Distrito Federal, le dictó auto de formal prisión a el “Yorch” y a pensar de que fue consignado por su probable responsabilidad en la comisión de delitos contra la salud en la modalidad de posesión con fines de comercio (venta), previsto y sancionado en la Ley General de Salud y Contra la Salud, el impartidor de justicia decidió reclasificar el delito permitiendo con esto que alcanzará el beneficio de libertad bajo caución.

El procesado, fue detenido en las inmediaciones de CU el pasado 26 de febrero, derivado de una denuncia anónima. Al ser interceptado por agentes federales, estaba en posesión de 50 envoltorios de cocaína en piedra, 26 pastillas psicotrópicas “Rivotril” y una bolsa con marihuana, con un peso aproximado de 300 gramos, que pretendía comercializar en las inmediaciones de Ciudad Universitaria.

Ahora nos preguntamos si habrá caigo para los sujetos que embozados realizaron actos vandálicos en protesta por la detención de el “Yorch” y que después se escondieron en la clandestinidad que les permite el Auditorio denominado “Che Guevara”.

¿Habrá castigo?, ya que como se recordará quemaron vehículos de auxilio UNAM, hechos que también fueron denunciados por la Rectoría.