*La precandidata recibe muestras de cariño y la confianza de los capitalinos, quienes se dicen cansados de los políticos que prometen y nunca cumplen.

 

 

Con muestras de cariño y la confianza de que las cosas pueden cambiar, miles de ciudadanos han cobijado a la precandidata del PRD a la presidencia municipal de Oaxaca de Juárez, Liz Arroyo Rodríguez.

En los recorridos realizados a lo largo y ancho de la capital oaxaqueña, la aspirante recibe el respaldo de jóvenes, mujeres y hombres cansados de los políticos que prometen pero nunca cumplen.

Y es que cuando Liz Arroyo visita las agencias y colonias, la ciudadanía se desborda a las reuniones para conocer las propuestas de la joven abogada, quien se ha ganado el respeto y aprecio de las personas por su sinceridad, honestidad y carisma.

Además Liz Arroyo convive con las personas de todas las clases sociales, aunque su prioridad son los que menos tienen; le interesa la igualdad, la justicia social, mejorar la calidad de vida y llevar los servicios básicos a las colonias marginadas.

La precandidata comparte el pan y la sal con quienes la reciben con los brazos abiertos en sus hogares, se deja querer y escucha los reclamos, necesidades y propuestas de los capitalinos, todo por enriquecer su proyecto de gobierno incluyente.

En ese andar por los asentamientos donde otros políticos no acuden porque se ensucian los zapatos, Liz Arroyo ha conocido de cerca todas las carencias que tienen miles de familias en la capital, donde no hay calles pavimentadas, ni drenaje sanitario, mucho menos agua potable, ni alumbrado público y ni espacios donde las familias puedan recrearse y los niños y jóvenes practicar deportes.

Incluso hay hogares que ha visitado la aspirante perredista que son construidos con cartón y madera, techos de lámina y plásticos, donde las familias no tienen energía eléctrica y los pisos son de tierra, situación que deja vulnerables a los niños y adultos mayores a los cambios climáticos.

La precandidata ha visto de cerca esa pobreza que existe pero que en el discurso y los hechos los políticos tradicionales olvidan; ha observado a niños y niñas descalzos que van a escuelas que no tienen infraestructura, ni mobiliario, solo son un par de galeras con sillas en mal estado, donde los infantes aprenden a escribir, leer, sumar y multiplicar.

También conoce las carencias en el sistema de salud, porque niños, niñas, mujeres, hombres, adultos mayores y personas con discapacidad no son atendidos y la falta de recursos económicos les impide pagar un médico particular, todo esto forma parte del proyecto de Liz Arroyo, quien está comprometida a trabajar para que Oaxaca cambie y todos tengan más y mejores oportunidades de vida.

Liz Arroyo en cada reunión que encabeza refrenda su compromiso con las familias oaxaqueñas, asegura que aunque no le favoreciera la candidatura del PRD seguirá trabajando de la mano con la asociación civil Trabajar para Oaxaca Juntos Avanzamos.

*La transparencia de los recursos permitirá mejores acciones y más obras para Oaxaca capital.

En lo que respecta al centro y la zona urbana, Liz Arroyo está consciente que se requiere transparentar los recursos para atender más demandas de los ciudadanos, del comercio y prestadores de servicios, ya que esto permitirá tener una mejor seguridad, vialidades en buen estado, agua potable, recolección de basura, alumbrado público, dar mantenimiento a las áreas verdes, parques y jardines para que propios y extraños puedan disfrutarlos.

También ve la necesidad de regular el comercio informal y el ambulantaje con alternativas como fuentes de empleo para que las calles de Oaxaca luzcan todo su esplendor, reconstruir el tejido social y lograr acuerdos con los diversos sectores para darle una mejor imagen a la ciudad y venga más turismo.

La precandidata y su equipo cercano de trabajo mencionan que los grandes cambios en Oaxaca se pueden lograr pero es necesaria la voluntad y compromiso de todos, ya que es la única manera de detonar el desarrollo y mejorar la economía donde todos se vean beneficiados.