La inmaculada percepción

VIANEY ESQUINCA

El pronóstico extendido hasta 2018 apunta que seguirán los sistemas frontales entre partidos.

13 de Marzo de 2016

Los vientos que azotaron varias partes del país dejaron a su paso personas lesionadas, cientos de árboles caídos, espectaculares retirados, automóviles dañados y otros deterioros materiales. Aunque como al mal tiempo, buena cara, también debe de agradecerse a este clima los arcoíris que se hicieron visibles en la Ciudad de México y que la capital haya lucido clara y transparente como hace mucho tiempo no se veía.

Sin embargo, lo que ni Ehécatl, dios azteca del viento, ni Tláloc, dios del agua, se pudieron llevar fue a Javier Duarte a quien propios y extraños quisieran ver fuera del gobierno de Veracruz, donde hay nubes negras para el PRI. En esa entidad las ráfagas de viento están en contra del partido tricolor y de su candidato Héctor Yunes, quien ya no sabe cómo esconder su filiación partidista. Por su parte, el PAN siente por primera vez que hay viento a su favor.

Las ráfagas de viento tampoco arrastraron a la chaponovela que diversos protagonistas han escrito. Al contrario, parece que el aire reavivó la pasión de Kate del Castillo, quien se volvió a poner en el ojo del huracán tras su entrevista con el semanario estadunidense The New Yorker. Además, todo indica que abrirá un nuevo sistema frontal al anunciar vía Twitter que este domingo publicará en la revista Proceso ‘su veldá’ sobre su encuentro con el narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán. Aunque el pronóstico es reservado para esta nueva tormenta, se esperan altas temperaturas o de plano heladas en la relación de las autoridades con la actriz.

El clima adverso también se llevó la consignación de Jorge Emilio Esquivel Muñoz, El Yorch, acusado de narcomenudeo en la UNAM y celebre habitante del auditorio Justo Sierra. Sin embargo, en 16 años no ha habido tormenta invernal que haya provocado chubascos suficientes para retirar al puñado de personas que acampan ahí.

El que cada vez tiene un canal de alta presión es el secretario de Salud, José Narro, quien seguramente no se quiere mojar y evita salir a la calle a explicar lo que ha sucedido con la influenza, que de octubre de 2015 hasta esta semana pasada ha registrado cinco mil 915 casos y 182 muertes.

Las rachas de vientos políticos se llevaron el spot de Andrés Manuel López Obrador, el cual criticaba la compra del avión presidencial, señalando que de ganar la elección de 2018 lo pondría en venta. Sin embargo, este clima no contaba con que El Peje es ave de tempestades y está acostumbrado a esquivar relámpagos y granizo. Lo que hizo es aprovechar el momento para victimizarse y sacar otro anuncio en el que vuelve a cuestionar la compra de todos los aviones del gobierno federal.

En el norte del país, haciendo honor al popular dicho de cerro nublado, Monterrey está mojado, le sigue lloviendo al gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez, El nini. Su procurador, Roberto Flores Treviño, está provocándole caída de granizo y descargas de malestar. Cuando no está interviniendo por presuntos delincuentes, está en las Vegas perdiendo y girando cheques sin fondos, situación que él ha negado.

Y quien finalmente nada más no ve el sol, ni siquiera el del sol azteca, es el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera. Ya comienzan a escuchar los truenos y centellas que van a sacar los terrenos del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

El pronóstico extendido hasta 2018 apunta que seguirán los sistemas frontales entre partidos, así como tormentas que pueden estar acompañadas de caída de preferencias, nubes negras y candidaturas eléctricas. Todo ello puede causar daños materiales y de imagen.