EL candidato de la alianza PAN-PRI, digo PRD, José Antonio Estefan Garfias, apabullado por tantos acuerdos, desacuerdos y fuego amigo, el sábado pasado se reunió con la cúpula PANista para decirles, casi en tono de súplica, que no vayan a darle la espalda. “Sé que Gabino no les cumplió cabalmente con puestos en el gabinete pero yo voy a ser equitativo”.

 

 

A manera de catarsis, les confió que “esos…perredistas, nada les gusta (¿se refería a Hugo Jarquín?), son muy viscerales, con ustedes (los panistas) se puede negociar con más sinceridad”.

Palabra más, palabras menos, así fue el diálogo, Alguna piedra debe tener en los zapatos para que el buen Pepe Toño se sincerara de esa manera. Les ofreció más espacios en su gabinete pero que se unan con decisión a su proyecto.

De tan porfiado, me dicen algunos consejeros asistentes que no pocos se extrañaron y hasta comentaron el tamaño del disgusto del candidato con los amarillos.

Pero este tipo de desencuentros no son lo único que quita el sueño al candidato de la accidentada coalición CREO. Dicen que en su mismo equipo hay la convicción de que habrá mucho dinero para su campaña proveniente de Puebla. Su mecenas Diódoro Carrasco está convencido de que es difícil el triunfo pero a lo que apuesta es al repunte del alicaído PAN en Oaxaca que en el 2010 aportó casi 400 mil sufragios para Gabino. El apoyo y los recursos desde Puebla, dicen, aunque no hagan ganar a CREA sí sumarían votos que va a necesitar el gobernador Rafael Moreno Valle en el 2018 para su proyecto presidencial.

Otro suceso que le quita el sueño a Pepe Toño es el inminente retiro de su tocayo Hernández Fraguas. Tenían planes para que este fuera coordinador de la campaña CREO pero ahora dice que “siempre no”. El desistimiento se debe a que los cabilderos del PRI le ofrecieron un jugoso hueso.

DEBUT ¿Y DESPEDIDA?

He dicho en este espacio que permitir que cualquiera ocupe cargos públicos importantes no es democracia, es irresponsabilidad.

ES lo que sucedió con la señora Diana Luz Vázquez Ruiz al saltar, sin saber con qué méritos, a gobernar, aunque sea por unos días, el municipio de Xoxocotlán, Era síndica procuradora en el Ayuntamiento que presidió el edil conocido como lobo depredador, Héctor Santiago. Resulta que éste aprendiz de dictadorzuelo se fue en pos de una diputación y dejó el cargo a doña Diana.

Como si se tratara de uno de los más de 500 tugurios y giros negros que autorizó en la demarcación de Xoxo, dejó el cargo botado. En la expresión más impolítica se fue sin avisar a nadie, ni a sus concejales que, por ley, deberían sesionar para autorizar su licencia. Éstos se enteraron hasta que el lobo depredador fue entrevistado en la sede del PRI a donde había ido a registrarse como precandidato a diputado. Hasta ese momento dijo a los medios: “he dejado como encargada de la presidencia municipal a la síndica Diana Luz”.

La mayoría de los regidores, aunque conocen el despotismo con que el depredador lobo presidió el Ayuntamiento, no dejaron de sorprenderse aunque, sistemáticamente, burlaba las sesiones de concejales. Otros regidores me dicen que no podían esperar otra cosa de edil tan despótico, corrupto y transgresor de todas las normas municipales ¿a qué se debe tanto atropello? El edil de marras se siente intocable porque, dicen, está en connivencia con el congreso del estado y el auditor del estado Carlos Altamirano. Aunque las irregularidades en este Ayuntamiento han sido denunciadas por los concejales, el lobo ni se inmuta. Basa su inmunidad en la compra de protección (así lo dice a sus colaboradores) al diputado neoFITO TOLEDO presidente de la comisión de auditoría de la cámara.

Esta cadena de corrupción y abusos mete en serios problemas legales al municipio de Xoxo. La designación de una encargada del Ayuntamiento sin la correspondiente acta de cabildo deja en la ilegalidad al gobierno municipal. El Ayuntamiento no sesionó para aprobar la salida del presidente municipal. Por esta irregularidad, toda decisión de la encargada del despacho no tendrá validez legal.

“TE ENCARGO EL CHANGARRO”

PARA mayor desgracia del pueblo de Xoxo, la presidenta municipal resultó con un vicio mayor. Además de improvisada, su frivolidad significa escarnio para el pueblo que dice gobernar. Aunque la insolencia es una práctica común en política, entre los chapulineros no se había evidenciado de manera tan grotesca como lo hizo esta dama en un evento político donde demostró que sus atributos femeninos se imponen al raciocinio político. Que el PRI apadrine imprudencia tan colosal de un despótico edil y una funcionaria tan superficial necesariamente le traerá consecuencias en esta etapa electoral.

SIN VALORES

Por la forma en que llega a la presidencia municipal de Xoxo, por su comportamiento trivial en un evento republicano con un gobernador y una secretaria de Estado, confirman de que la honestidad no es una cuestión de género, es una cuestión de educación, convicción y valores.

En el congreso del estado también tenemos ejemplos brutales de mujeres en el poder corrompidas y corruptoras. En este momento, con gran cinismo, varias diputadas también botan el encargo que el pueblo les dio a través del voto y se van en pos del siguiente hueso.

Las diputadas Lesly Jiménez, Martha Alicia Escamilla, Alejandra García Morlán, en una actitud de liviandad colosal, sin empacho alguno, sin siquiera pedir licencia, andan en campaña con la idea de ser presidenta municipal. Ambas son un ejemplo exacerbado de que lo femenino en automático no va acompañado de lo correcto. De los diputados varones, de todos colores, que andan en lo mismo, mañana les cuento.