Reforma / Gabriela Sotomayor

Ginebra, Suiza .- El Procurador General de Palermo, Italia, Roberto Scarpinato, consideró que México no tiene los recursos necesarios para enfrentarse al narco y al crimen organizado.


 

Por ello, pidió que la ONU establezca un tribunal penal internacional para hacer efectiva la rendición de cuentas y la aplicación de la justicia en el País.

“Se debería hacer una recolección de firmas a nivel mundial para que la Asamblea General de la ONU cree un tribunal penal Internacional ad hoc”, sugirió el Procurador, durante una mesa redonda celebrada en Ginebra, Suiza, en el marco del Festival de Film y Foro Internacional de Derechos Humanos.

“Es tarea de la ONU ayudar a las fuerzas sanas de México”, afirmó Scarpinato, quien subrayó que el estado ha fracasado en cuanto a la procuración de justicia.

El magistrado, famoso por su lucha contra la mafia italiana durante más de 20 años y quien ha vivido durante años bajo protección policial, manifestó que la organización internacional debe ayudar a México a combatir este flagelo.

“Las resoluciones que hasta ahora se han adoptado en el seno de la ONU con respecto al crimen organizado son suaves, son como un perro que ladra, pero que no muerde”, valoró.

Para Scarpinato, crímenes como las desapariciones forzadas, las masacres, el narcotráfico, los asesinatos de periodistas y las violaciones masivas de derechos humanos, además de los crímenes financieros internacionales, constituyen la base legal para la creación de ese instrumento internacional.

“El Tribunal debería aplicar fuertes sanciones económicas a todos los Estados que son cómplices”, recomendó también el italiano, quien sostuvo que México debería aprender de la experiencia de su país.

El prominente magistrado hizo estas declaraciones después de la proyección del documental “Cartel Land”, de Matthew Heineman, y estuvo acompañado por los mexicanos Emilio Álvarez Icaza, secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y la periodista María Jesús Alonso Lormand.

Scarpinato explicó que, además del modus operandi de los cárteles en cuanto a la violencia, existe una nueva mafia mercantil que se infiltra en el sistema financiero y “que alimenta un capitalismo mafioso de grandes proporciones”.

Y por lo tanto, debido a la magnitud de las ganancias que representa el mercado de la droga y el de la venta de armas, existe un interés de los cárteles de controlar a organismos del estado mexicano, tal como sucedió en los tiempos más críticos de los capos italianos.

La experiencia del país europeo ha demostrado, concluyó el magistrado, que una de las armas más eficaces para contrarrestar a la mafia ha sido el uso de la ley.