En la dinámica de que ante toda acción necesariamente hay una reacción, podemos decir que el ex senador chilango traído de Michoacán, Benjamín Robles Montoya, no calculó que al escupir tanto al cielo, tarde o temprano, su bazofia terminaría en su propia cara.

 

 

EN los días felices del “cambio”, cuando actuaba con poder absoluto, lo primero que hizo fue poner bajo su control el inmenso presupuesto del IEEPO. Distribuyó, desde entonces, dinero para su permanente campaña a gobernador; para sus grupos clientelares emergentes como los sindicatos CNP, Libertad pero, principalmente, para las organizaciones “sociales” que orbitaron alrededor del cartel 22.

Con tanto poder resbaló en los atropellos más viles. Hoy le achacan involucramiento en la desaparición del profesor Carlos René Romás Salazar. El señalamiento lo hacen directamente los familiares del esfumado que era considerado gurú del cartel 22 y pieza clave en los desvíos políticos del llamado movimiento “democrático” magisterial. Por lo que dijeron ayer los parientes de Carlos René, se trata de un crimen político en el que pudieran estar involucrados funcionarios como el senador chilango.

Aunque el fiscal general Joaquín Carrillo, ya dijo que Robles Montoya será citado a declarar, los deudos de Carlos René expresan que hay evidencias de que se trataría de un crimen fraguado entre las complicidades de los capos del cartel 22 y personajes siniestros como el hoy candidato a gobernador por el PT. Otro que será citado por la fiscalía es el ex capo mayor de la 22, Santiago Chepi. Afirman que sería la cuarta ocasión en que declare aunque siempre con evasivas y coartadas. Debe saber mucho, dicen, porque fue él (Chepi) quien citó al profesor desaparecido a un lugar por el rumbo de Santa Rosa, donde seguramente lo agarraron, mientras el “alto mando” de la 22 y el IEEPO estaba reunido en un domicilio de la Colonia Reforma.

A cinco años de la “desaparición forzada” del profesor Carlos René, sus familiares insisten en que la investigación.

Revelan que “hay falta de voluntad para que podamos saber qué fue lo que pasó y dónde está el maestro Carlos René. Su mamá, hermanos y yo (la esposa), le hemos dado seguimiento permanente a la investigación que llevan en la propia fiscalía, lo que nos ha permitido conocer los siguientes datos

“El día de los hechos el profesor Carlos Rene se dirigía a la casa del profesor Azael Santiago Chepi, quien en ese momento era dirigente de la sección 22 del magisterio y quien lo había convocado como en muchas otras ocasiones; y fue precisamente rumbo a ese lugar donde fue desaparecido.

“De acuerdo a los datos que constan en la propia averiguación y apoyados en las geo referencias que marca la red telefónica que consta en la propia averiguación, el profesor Santiago Chepi no se encontraba en su domicilio sino que en ese preciso momento estaba en una reunión donde se encontraban funcionarios del IEEPO y representantes de la 22 como Gustavo Hernández, Fidel Dehesa López y Dominga Luis, así como los ex funcionarios, Alfredo de la Rosa Chávez, Bernardo Vázquez Colmenares, Benjamín Robles Montoya y Gerardo García Henestrosa”.

Piden que investiguen a estas personas para saber porque lo citaron a un lugar ajeno donde ellos estaban reunidos y le hicieron llamadas telefónicas para inducirlo al lugar donde contestó las últimas llamadas que le hicieron

Eder Santiago Chepi, hermano del profesor Azael, una profesora de nombre Juana Hernández, quien se sabe es del mismo grupo de trabajo del profesor Santiago Chepi, entre otros.

CUESTIONADOS

Algunos panistas están sorprendidos de la influencia del ex gobernador Diódoro Carrasco Altamirano. Desde Puebla ordena, financia e impone candidatos.

Los militantes del partido azul que pudieran encontrar oposición para una candidatura, basta que vayan al vecino estado para entrevistarse con DCA y listo. Así han logrado ser incluidos en la lista de abanderados de la coalición CREO, la ex directora del DIF María de Fátima León García, Leslie Jiménez Valencia, el ex dirigente de burócratas y fracasado abanderado del PRI en las pasadas elecciones locales, Joel Castillo. También hay perredistas apadrinados por el poderoso ex gobernador como Isaac Rodríguez quien también quiere ser candidato a la presidencia municipal.

Para que no haya duda del poder de ese ex gobernador, hasta un secretario del gobierno “del cambio”, busca su mecenazgo. El aún titular de la inoperante Secretaría de Vialidad y Transporte, Carlos Moreno Alcántara quiere que su esposa Mirna López sea candidata a diputada y por eso busca la bendición de Diódoro.

Lo que cuestionan al interior del PAN es el riesgo de imponer candidatos sin arraigo o con antecedentes negativos que puedan ser causa de la disminución de votos. Mencionan el caso de la ex directora del DIF. Algunos consejeros del PAN, de antemano, le han negado su voto. Quiere buscar la diputación por el distrito de Tlacolula. Sus argumentos para convencer a los consejeros es el arraigo que logró en la zona. Lo malo es que lo hizo mediante el desvío de recursos del DIF para darse a conocer. Esto le resulta contraproducente porque en la revisión de cuentas que ha ordenado la nueva directora, encuentran que facturaba jamón para las comidas en los albergues, hasta por 500 pesos el kilo. Han encontrado también precios inflados de ropa, enseres y desvío de apoyos sociales en las delegaciones regionales, del voluntariado y los almacenes. Otro dato curioso hallado en la revisión es que buena parte de su familia estaba en la nómina del DIF.