Como ya sabemos que en política nada es circunstancial, hoy que empiezan a desempolvar los archivos secretos de los capos del cartel 22, es posible que la sociedad oaxaqueña conozca algunos capítulos de las prácticas más tenebrosas del llamado movimiento magisterial que hace 35 años surgió como una lucha para la reivindicación social y terminó en la barbarie.

 

 

EN ESA afinidad del gobierno del estado como el federal para quitar todos los obstáculos que impiden hacer realidad la Reforma educativa, podrían recorrernos el velo de algunos secretos de Estado que corroborarían lo que aquí he dicho. Que el cartel 22 se pudrió entre crímenes, abusos y corrupción de sus líderes.

CON el anuncio del fiscal general JOAQUÍN CARRILLO, de citar al ex senador chilango traído de Michoacán, Benjamín Robles, y la exigencia de los familiares del desaparecido profesor Carlos René Román, para llevar la investigación hasta sus últimas consecuencias, deducimos que hay la voluntad política de abrir el drenaje 22.

Lo que diga el candidato a gobernador por el PT ante la Fiscalía, sería muy interesante. Tendría que decir, por ejemplo, qué hacía reunido con el entonces dirigente magisterial Santiago Chepi cuando éste había citado a Carlos René en otro lugar donde desapareció ¿acaso fue una trampa?

CUANDO gobierno y cartel 22 operaban en complicidad, ocultaban, como los gatos, sus miasmas. La confabulación por el control del presupuesto del IEEPO, los unía en sus secretos. Hoy las cosas han cambiado.

La desaparición -muchos ya lo dan por muerto- de Carlos René, no es el único crimen. El profesor ALEJANDRO LEAL DÍAZ ex secretario general de la sección 22, murió víctima de una ejecución al estilo mafioso con que operaba el cartel 22. Lo remataron con un tiro en la cabeza.

HOSTIGADO

LA postura política de ALEJANDRO LEAL al interior del movimiento magisterial siempre incomodaba a los que veían el IEEPO como botín. Cuando la corrupción carcome a los cuadros directivos y viene en el 2004-05 la gran escisión con la huida de ENRIQUE RUEDA con gran bolsa de dinero y llegan a la misma rebatinga EZEQUIEL ROSALES, luego el CHEPI y finalmente los cleptómanos Chico Pelón y el etílico RUBÉN NÚÑEZ, la crisis se torna insostenible.

AUNQUE LEAL DÍAZ operaba en la línea de los moderados de la 22,, siempre lo vieron junto al profesor RAFAEL RODRIGUEZ VICENTE que también murió ejecutado. Cuando este fue detenido en junio de 2012 por haber “accionado” el secuestro del hijo de un comerciante de la Central de Abastos, en horas de la madrugada ALEJANDRO LEAL, siendo entonces el líder, llegó a la Procuraduría y en tono amenazante intentó infructuosamente su libertad.

BAJO SOSPECHA

EN la conferencia de prensa de los deudos de Carlos René no es la primera vez que se externa la sospecha de otra ejecución criminal. Entre los grupos de la sección 22 consideran la “desaparición” del profesor CARLOS RENÉ ROMÁN SALAZAR como un crimen más. Con todo y que este era considerado “idéologo” del movimiento magisterial y fungía como asesor se cabecera del Chepi, desapareció misteriosamente. Las especulaciones al interior del cartel 22 conducen a la ruta de esas purgas mafiosas. Leamos algunos párrafos de un análisis al interior de la misma sección 22 sobre la desaparición del profe Carlos René.

EL documento, cuyo extracto hoy les vuelvo a comentar, inicia por lo obvio. “La polución carcome las entrañas de la burocracia sindical que dirige al Movimiento de los Trabajadores de la Educación de Oaxaca”.

“Este Movimiento que fue referencia para otros sectores por su solidez, por su congruencia; que cimbró a los gobiernos locales en turno por su organización, por su creatividad, por su firmeza y por su disciplina, hoy está siendo conducido hacia un proceso de autodestrucción…”.

“La desaparición de Carlos René Román Salazar, es un misterio que solamente lo pueden aclarar aquellos que son responsables del hecho (es lo exigencia del momento). A pesar de ello, con una ‘serie de elementos, hechos y circunstancias que rodean a esa misteriosa desaparición, es posible descartar responsables y ubicar a beneficiarios, aunque esto quede en el mundo de las especulaciones.

“HA transcurrido mucho tiempo desde la desaparición de Carlos René ¿Quién o quiénes vienen a ser los beneficiaros de esta desaparición? En estas circunstancias, ¿sobre qué análisis político basó Azael Santiago Chepi su comentario acerca de una posible renuncia al cargo? ¿Qué pretendía obtener con semejante y torpe comentario? ¿A qué obedece el silencio de los más distinguidos militantes del CIPO, organización creada por el mismo Carlos René Román Salazar? ¿Habrá alguna similitud entre esta desaparición y el autoexilio de Raúl Gatica, cofundador del CIPO? ¿Por qué Chepi no acusa al gobierno de Gabino Cué de la desaparición? En el peor de los casos, ¿Por qué no señala a los emisarios del pasado? ¿Cuál es el mensaje que el gobierno de Gabino Cué ha enviado a la sociedad al ofrecer la recompensa a quien dé informes que ayuden a esclarecer la tal desaparición? ¿Será que la desaparición esté completamente alejada de los motivos políticos y esté más cercana a causas pasionales? O tal vez está ligada a algún interés por ocultar complicidades.

“Grande ha sido el esfuerzo de Chepi y su ‘Sangre Nueva’ por justificar las supuestas razones que han movido a la desaparición de Carlos René Román Salazar. Sin embargo, nada ha sido suficiente para convencer a las bases de trabajadores de la educación sobre la autenticidad de esa desaparición. Por el contrario, en la base y entre muchos reporteros, corre en voz baja y con una fantástica velocidad, la idea de que la desaparición de Carlos René es una farsa y constituye una cortina de humo para ocultar los siniestros planes del Estado Mexicano y que caminan por las anchas avenidas políticas, libres de obstáculos, logrado con la anuencia, el esfuerzo y la colaboración, desde luego, de toda la Comisión Política del magisterio oaxaqueño y los luchadores por el socialismo, los anti socialdemócratas, el Partido Comunista de México (Marxista-Leninista) y sus organismos de masas”.

Hasta aquí el documento que permite asomarnos a la cloaca de lo que queda del llamado movimiento “democrático” magisterial y que AMLO insiste en resucitar en esta semana santa. A eso viene a Oaxaca.