Excélsior

 

 

La Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) tendrá que pagar 95 millones de pesos al gobierno de Oaxaca luego de que se comprobara que incumplió con un contrato de prestación de servicios de un programa de cómputo al servicio de la Secretaría de Finanzas (software) en 2011.

Al respecto, el coordinador de Comunicación Social del gobierno de Oaxaca, Miguel Ángel Muñoz Navarro, refirió que la UAEM incumplió con un servicio contratado por la Secretaría de Finanzas, que facilitaría mayor eficiencia en la dependencia.

Por lo anterior, informó a Excélsior, la administración estatal, a través de su representante jurídico determinó acudir a las instancias legales correspondiente; la que finalmente dio la razón al gobierno del Oaxaca.

Precisó que la cifra que deberá de cubrir la universidad mexiquense, la fijó un juez debido a que el contrato contemplaba 56 millones, más 39 millones que suman los intereses de 2011 a la fecha.

El portavoz aseguró que “de ninguna manera se pretende afectar las finanzas de la institución mexiquense, pero es necesario cumplir con un servicio que fue pagado con el erario –en tiempo y forma—por la administración del gobernador, Gabino Cué Monteagudo.

Nosotros (gobierno oaxaqueño) apelamos a que las instancias involucradas, UAEM y Secretaría de Finanzas, lleguen a un acuerdo en los mejores términos, dentro del Estado de Derecho, para no lesionar los intereses de esa casa de estudios, pero –tampoco-que se afecten los intereses de oaxaqueños y oaxaqueñas”, consideró.

De acuerdo con versiones de la prensa mexiquense, el rector de la Autónoma del Estado de México, Jorge Olvera García, confirmó que fue notificado sobre la resolución jurídica del litigio que ha llevado la máxima casa de estudios mexiquense y la Secretaria de Finanzas del gobierno oaxaqueño.

Olvera García detalló que dicho contrato lo hicieron los ex funcionarios universitarios Hugo Manuel del Pozo, ex director financiero y apoderado legal de la UAEM, y Enrique Fichl, ex director de Desarrollo Tecnológico, durante el rectorado de Eduardo Gasca Pliego, actual secretario de Cultura estatal.

El rector explicó que apelaron la sentencia, pues la postura de la universidad es no pagar la deuda.