REFORMA / Claudia Salazar y Rolando Herrera

Cd. de México (17 marzo 2016).- Al aprobar la nueva ley para la disciplina financiera de las entidades, diputados de los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN) cruzaron reclamos por los excesos de endeudamiento en Coahuila, Veracruz y Puebla.

 

 

El dictamen de la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios, que fue aprobado con 382 votos a favor y registró 32 abstenciones del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), fue enviado al Ejecutivo federal para su publicación.

En los posicionamientos de los grupos parlamentarios, el diputado panista Herminio Corral Estrada expuso que la nueva legislación da respuesta al clamor de los mexicanos que en sus estados y municipios denunciaron malos manejos, endeudamiento indebido y negocios ilícitos.

“Un claro ejemplo es Humberto Moreira, que acabó la su esperanza, su tranquilidad y el futuro de próximas generaciones”, reclamó.

Los diputados del PAN gritaron que también era el mismo caso de Veracruz.

“Sí, Veracruz también”, agregó Corral Estrada.

El legislador dijo que la ley pondrá freno al endeudamiento excesivo y destacó que la Secretaría de Hacienda tenga la posibilidad tenga los instrumentos y medidas adecuadas para evitar acciones deliberadas en las entidades, que dañan la economía de México.

En su turno en tribuna, el priista Jorge Estefan Chidiac respondió que si había una deuda preocupante era la del Estado de Puebla.

Estefan Chidiac aseguró que el gobierno estatal oculta que tal deuda ha llegado a 70 mil millones de pesos.

El diputado añadió que a pesar de que se ha exigido al Gobernador Rafael Moreno Valle que se transparenten sus finanzas, éste se ha negado.

Tal deuda, acusó, se oculta en fideicomisos privados que han hipotecado las finanzas locales.

“Se reconocen 6 mil millones de pesos en la contabilidad y están ocultando 70 mil millones de pesos en los fideicomisos”, aseveró el priista, con aplausos de sus compañeros de bancada.

Vidal Llerenas, de Morena, reclamó que mientras a las entidades se les regula la forma de endeudarse, al Gobierno federal se le permite seguir en la discrecionalidad y exceso en la contratación de empréstitos.

En la actual Administración de Enrique Peña Nieto, recordó, el nivel de la deuda nacional llegó ya a los 4 billones de pesos, que es 10 veces más que la deuda de los gobiernos de los estados y municipios.

La nueva ley tiene como objetivo establecer los criterios generales de responsabilidad hacendaria y financiera que regirán a las entidades federativas y los municipios, y sus respectivos entes públicos, para un manejo sostenible de sus finanzas públicas.

Las entidades federativas y los municipios se sujetarán a las disposiciones establecidas en la ley y deberán administrar sus recursos con base en criterios de legalidad, honestidad, eficacia, eficiencia, economía, racionalidad, austeridad, transparencia, control y rendición de cuentas, se indica en el primer artículo de la ley.

Los diputados avalaron la modificación hecha por el Senado de subir el techo de financiamiento de entes públicos cuyas finanzas se clasifiquen como sostenibles.

Ante ello estarán en aptitud de tomar financiamiento hasta por el equivalente al 15 por ciento – ya no el 10 por ciento que habían considerado los diputados- de sus ingresos de libre disposición.

La minuta fue aprobada en los términos enviados por el Senado, con lo que nuevamente se ignoraron las observaciones de organizaciones como el Instituto Mexicano para la Competitividad, México Evalúa, Fundar y el Centro de Estudios Espinosa Yglesias respecto a que no hay sanción alguna para los servidores públicos responsables del mal manejo de la deuda pública en las entidades y del incumplimiento de la ley en general.

Las organizaciones demandaron corregir las reglas para el refinanciamiento de la deuda, pues advirtieron que primero tendría que haber una auditoría a la deuda contratada inicialmente.