¡QUE CONSTE,… SON REFLEXIONES!

POR SÓCRATES A. CAMPOS LEMUS.

 

 

EN LA FIESTA DEL “JEFE”, DIEGO FERNÁNDEZ DE CEBALLO, SE REUNIERON LA CREMA Y NATA DE LA IGLESIA, LAS FINANZAS, LA INDUSTRIA, LOS PARTIDOS POLÍTICOS Y ALGUNA QUE OTRA GENTE MEDIO DECENTE… ESO DIJO PERISCOPE…CLARO QUE JAMÁS LAS MOSTRÓ…

EN LA CIUDAD DE MÉXICO, ES CLARO QUE SIEMPRE HAY GENTES QUE ADEMÁS DE LOS AUTOS SÚPER LUJOSOS VAN ACOMPAÑADOS DE LOS “CHOGUMAS” (CHOFER, GUARURA Y MAYATE). Los autos de lujo son austeros cundo no tienen más de dos vehículos de guaruras o chogumas que les acompañen. Éstos, no solamente se dedican a estorbar el tráfico, también dan los cerrones, salen en defensa del honor de sus jefecitos y son los que golpean igualmente a los indiscretos que a los discretos, a las chamacas que no le entran al juego o a los faltosos, a los que no entienden que en este país hay clases sociales y que, por supuesto, los júniors o los señores de los chogumas no se pueden ensuciar las manos y romperse los nudillos golpeando a los raspas o a los miembros del infeliciaje.

YA HEMOS VISTO A LO LARGO DE ESTE AÑO, CÓMO SE LAS GASTAN, ELLOS, SON LOS QUE DAN LA CARA POR SU JEFECITO, LOS QUE PROTEGEN CON SU VIDA A LOS JUNIORS CUANDO ÉSTOS SON AGREDIDOS, SOLAMENTE PORQUE EL INFELICIAJE ES FALTOSO Y RESENTIDO, NO AGUANTAN A LOS JUNIORS, NO ENTIENDEN, LOS JODIDOS, QUE LOS JUNIORS NO TIENEN LA CULPA DE SER COMO SON Y DE HABER NACIDO ENTRE PAÑALES DE SEDA Y PROTEGIDOS POR SUS CHOGUMAS, ellos, no tuvieron que soportar los rasposos pañales que les irritaban las pompis, ellos, no conocen las manos de la madre porque siempre tuvieron encima las de las nanas que les cuidaban y protegían, que les cambian, hasta de grandes, los pañales cuando llegan vomitados y dados al queso después de las parrandas, y cuando sus padres, solamente, les han dejado al cuidado de nanas y chogumas.

Por esa razón cuando un junior o un medio hampón o hampón completo que son los que pueden andar en carros de súper lujo acompañados de sus chogumas, se dan cuenta de que por algún error de algún chafirete distraído se le cierra y lo espanta, de inmediato, éste, llama a los chogumas para que hagan justicia por su propia mano y así, con cerrones, paran al faltoso y ordenan que le den su chinga para que entienda. Que los graban las cámaras de la policía, o que les toman fotos o les toman grabaciones los demás miembros del infeliciaje que no pueden hacer mucho más para salvar de la ira de los chogumas al agredido, les importa un bledo, ellos, saben con quién se pueden encubrir o quién tiene la obligación de protegerlos, a él y a sus guaruras, por esa razón, cuando la autoridad entra en acción y demanda las denuncias de los agredidos para consignar a los agresores, es cuando las cosas se complican para los brutos y para los chogumas, ya que en la actualidad, las redes sociales son como un gran grito en el cielo de la injusticia, y cuando las cosas se convierten en virales, la autoridad no tiene más remedio que buscar y consignar, a pesar de que ahora, no hay duda, con Hiram Almeida, las cosas no son como antes, hoy se busca afanosamente a los agresores para darles consignación por sus agresiones y castigo por sus brutalidades.

Así, el famoso auto rojo de placas PYU5755, del estado de Morelos, que corresponde a un Ferrari 458 convertible de dos plazas, está registrado a nombre de Alberto Senties Palacio, quién además, en el 2011, estuvo vinculado a delitos de extorsión y delincuencia organizada. Así, este “jovencito” de 48 años, para resolver sus diferencias, tiene a su servicio a los chogumas que agreden sin piedad a los demás para que él pueda gozar desde su vehículo la golpiza que le dan a sus “enemigos” o a los que osan faltarle el mínimo respeto. Y así como jode a los demás, también, por ejemplo, en las instalaciones del Hospital Médica Sur, se estaciona impunemente en la zona de discapacitados, y bueno, es un discapacitado emocional, pero no físico, para ocupar ese lugar. En fin, lo grave del asunto es que los chogumas crecen como hongos y están armados, no solo con pistolas o armas largas, sino con toletes y garrotes o barras de acero, así que cuando agreden a alguien que se atraviesa en su camino, son brutales y terribles, de tal suerte que, además, se dan el lujo de amenazar a los familiares de los agredidos que se atreven a demandar, para que, éstos, convenzan al agredido de que retire su demanda en contra de ellos y de su santo jefecito…

Hoy, existe una gran oportunidad de aplicar la ley y hacer justicia, para que los demás junior, lidercillos sindicales, políticos endemoniados, financieros temerosos, comerciantes miedosos y los demás que utilizan a los chogumas y a los escoltas, se pongan a reflexionar que no importa el poder ni el dinero y que no tendrán salida a sus delitos, ni a eludir la ley y la justicia. Total, así como son buenos para agredir a los inocentes, también, sabrán defenderse dentro de los penales, donde hay otros más picudos que ellos… que, cuando meno, no presumen de influencias, sino de genitales…