* Gerardo García Henestroza, diputado “chapulín” y engañabobos

* Promueve Benjamín Robles campaña de odio y “patea el pesebre”

* En Sinfra, ¿negocios de funcionaria a espaldas del titular de la dependencia?

* Y resulta que José Antonio Estefan Garfias sí violó la ley electoral

En vísperas de iniciar en Oaxaca las campañas políticas para gobernador, diputados locales y presidentes municipales, el panorama se va esclareciendo para la principal fuerza política del estado y del país, el PRI, al que todos consideran el enemigo a vencer.

 

Su candidato a la silla del Poder Ejecutivo, Alejandro Ismael Murat Hinojosa, prevé registrarse formalmente como aspirante ante el IEEPCO, la próxima semana; el 3 de abril, todos los contendientes iniciarán un periodo de dos meses de jornada proselitista, que culminará el 1 de junio, para dar paso a las votaciones del domingo 5 de junio.

Y considerado como el puntero, un arsenal contra el abanderado del PRI-PVEM-Panal, está siendo preparado desde la minada oposición, hoy representada únicamente por el PRD y el PAN; el primero, disminuido por tantas divisiones de grupos y las fracturas que causó Benjamín Robles Montoya; el segundo, con escasa presencia política en el estado.

Bajo ese panorama, es casi un hecho que habrá una serie de artimañas para desacreditar al abanderado priísta que, por otro lado, ya tiene prácticamente cicatrizadas las disputas de la precampaña y hoy todas las fuerzas priístas van unidas: muratistas, evielistas, ulisistas y los que se acumulen.

Y uno de los principales obuses –más bien cartucho quemado– que utilizará la oposición será la presunta inelegibilidad de Alejandro, arguyendo –de manera errónea—que no cubre los requisitos constitucionales.

En este espacio hemos comentado este supuesto y hemos explicado con argumentos jurídicos que no hay tal. Afirmamos también que con lupa, el equipo jurídico del Comité Ejecutivo Nacional del PRI revisó ese detalle el caso y justamente por ello dio su aval a la candidatura.

Alejandro, cumple el requisito constitucional simple y llanamente por ser hijo de padres oaxaqueño, en este caso de José Murat, originario de Ciudad Ixtepec, quien procreó a sus hijos con Lupita Hinojosa, que en paz descanse.

Hay incluso jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación al respecto, desde el año 2012, bajo el número P/J. 3/2011, con registro IJS 152824.

Ahí redefinió que para ser gobernador de un estado de la República, según el artículo 116 Constitucional, debe cubrir con el requisito de ser ciudadano mexicano por nacimiento y nativo de él, o con residencia efectiva no menor a cinco años inmediatamente anteriores al día de las elecciones.

En esa jurisprudencia, los ministros determinaron: “…como se aprecia, tal precepto contiene dos permisiones: está permitido ser gobernador de un estado a todos los ciudadanos mexicanos por nacimiento y nativos de la entidad de que se trate, sin restricción de residencia alguna; y a todos los ciudadanos mexicanos, no nativos de la entidad, cuya residencia efectiva no sea menor de cinco años inmediatamente anteriores al día de los comicios”.

Por lo mismo, en ambos casos les da derecho a votar y ser votados.

Por otra parte, huelga decir que el Legislativo oaxaqueño, definió con claridad en el Artículo 23 de la Constitución Política que dice:

“Son ciudadanos del estado de Oaxaca, los hombres y mujeres que hayan nacido en su territorio, quienes sean hijos de padre o madre oaxaqueños y quienes teniendo una residencia mínima de cinco años en la entidad, deseen ser considerados como tales, en los términos de la ley, que sean mayores de 18 años y tengan modo honesto de vivir”.

Así que la oposición tendrá que buscar otros argumentos, porque por lo menos el requisito de inelegibilidad no les funcionará; por ello, el “cuarto de guerra” de Alejandro, prevé una campaña sucia y de lodo en contra del candidato, para desacreditarlo.

Por cierto, la noche de este miércoles, la Sala Especializada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) determinó que el Partido Revolucionario Institucional (PRI), así como su precandidato Alejandro Ismael Murat Hinojosa a gobernador de Oaxaca, no vulneraron la normativa electoral.

“Lo anterior, ya que no se demostró que hayan usado indebidamente la prerrogativa de radio y televisión otorgada por el Estado en la etapa de precampaña”.

Por supuesto, como aquí se ha reiterado, nadie en su sano juicio desea campañas de lodo, de guerra sucia, sino de propuestas, de ideas, de planteamientos que ayuden a resolver los ancestrales rezagos de Oaxaca. Nadie quiere violencia, nadie quiere terror, nadie quiere mentiras y odios. Y Alejandro mucho menos.

NIMIEDADES

1.- En Oaxaca hay excesivos casos de personajes o políticos comúnmente conocidos como “chapulines”, porque están acostumbrados en saltar de un lado a otro. Es el caso del panista GERARDO GARCÍA HENESTROZA, quien apenas terminó la presidencia de Salina Cruz, buscó una curul federal; luego lo hicieron diputado local sin terminar la presidencia y ahora, de nueva cuenta, bota el cargo de legislador para ir, otra vez, por la alcaldía de Salina Cruz. Y no habría mayor problema si no hubiera más prospectos; tampoco habría mayor problema si cumpliera sus compromisos a cabalidad con sus paisanos y con los oaxaqueños. Cuando fue edil, por ejemplo, dejó multitud de obras sin concluir, muchas deudas y una tesorería municipal saqueada, recursos que utilizó en campaña. En el Poder Legislativo, no ha hecho nada más que engañar con iniciativas mal fundamentadas y hasta copiadas en otros estados. Para no ir más lejos con ejemplos, este jueves le protestarán ciclistas por poner como regla que porten cascos los usuarios de ese tipo de transporte, cuando la gran mayoría de los bicicleteros lo hacen más que por pasatiempo, como una herramienta de trabajo, como sucede en las comunidades e incluso en la capital. Muchos ejemplos se podrían dar de Henestroza, pero todas derivarían en que es un tipo soberbio, altanero e incumplido, al que lo único que le interesa es el dinero.

2.- Hablando de dinero y de soberbias, BENJAMÍN ROBLES MONTOYA inició su campaña de odio en contra de todo aquel que lo critique; intolerante, se olvida que fue funcionario del gobierno de Gabino Cué, al que ahora ataca de manera furibunda; se le olvida que para empezar, jamás ha aclarado los recursos y financiamiento que recibió del priísta Bulmaro Rito Salinas; jamás ha aclarado las ligas más que evidentes con Ulises Ruiz Ortiz, y su afán de torpedear a todos únicamente porque el PRD no le cumplió el capricho de ser candidato a gobernador. Sabedor de que con el PT apenas lograría un cuarto lugar en las votaciones, hoy vomita pestes en contra de su “amigo” el gobernador, el que lo hizo político, el que lo hizo funcionario, el que lo hizo senador.

3.- Este martes la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación confirmó que el candidato del PRD-PAN, JOSÉ ANTONIO ESTEFAN GARFIAS, sí violó la ley electoral en la precampaña con sus promocionales. Esto pone en entredicho la candidatura del perredista e incluso en riesgo su postulación. Sin bien el Tribunal Estatal Electoral analizará apenas el grado de sanción, la determinación del máximo tribunal del país en materia electoral ya mancha la corta trayectoria política de Estefan Garfias. Es decir, panistas y perredistas tienen un candidato que viola la ley.