Un grupo de 31 legisladores ya firmó una carta donde piden la revocación de Francisco Martínez Neri y de Omar Ortega Álvarez

En la bancada del PRD en la Cámara de Diputados está a punto de estallar una bomba.

 

 

Alegando “nulos resultados”, un grupo de 31 legisladores ya firmó una carta donde piden la revocación de Francisco Martínez Neri como coordinador y de Omar Ortega Álvarez como coordinador de Proceso Legislativo del grupo parlamentario. El leñazo ha sido preparado y cabildeado por la nueva corriente de “Los Galileos”, que nació apenas a finales del 2015 como una escisión de “Los Chuchos”, y que es presidida por Guadalupe Acosta Naranjo.

Las 31 firmas de apoyo para pedir la destitución ya representan la mitad más uno de los 60 congresistas que conforman la bancada del sol azteca. La solicitud deberá llegar a Agustín Basave, quien seguramente se reunirá en los próximos días con los legisladores para conocer las razones del golpe de Estado contra sus liderazgos. ¡Preparen las palomitas para la nueva batalla!

Sintonía con Los Pinos

El diputado priista Alfredo Del Mazo en su primera sesión como presidente de la Comisión de Presupuesto adelantó que al frente de este órgano legislativo, considerado la joya de la corona en el Palacio Legislativo de San Lázaro, mantendrá una línea de responsabilidad y prudencia en el análisis del comportamiento de la variables económicas ante un contexto internacional volátil y de incertidumbre. Es decir, que la estrategia es actuar en coordinación con el gobierno federal.

Trago amargo

Quien ya comenzó a sentir el amargo sabor de la política es Miguel Ángel Mancera. El Jefe de Gobierno capitalino se está quedando sin apoyo en la Cámara de Diputados. Cuando comenzó la Legislatura, Mancera logró llevar a la Cámara Baja a cinco congresistas como parte de su corriente, Vanguardia Progresista. La cosa empezó a cambiar hace tres semanas, cuando Arturo Santana Alfaro, con influencia en la zona de Iztapalapa, renunció a la corriente. Esta semana, Alberto Martínez Urincho, de Gustavo A. Madero, también dejó el grupo de Mancera. Estos diputados argumentaron que la administración actual ha cometido graves errores no solo en lo político, sino en lo operativo. Ahora Mancera ya solo puede contar en sus filas a Cecilia Soto, Cristina García Bravo y Carlos Hernández Mirón. ¿Será suficiente?