–Ernesto Che Guevara dixit-; vivir para verlo y además contarlo.

 

 

Ayer me impresionaron la imágenes que se sucedían en la Plaza de la Revolución, Barack Obama Presidente de los Estados Unidos caminando a descubrir una ofrenda ante la estatua de José Martí, una banda militar interpretaba “Star Spangled Banner” el Himno Nacional de los Estados Unidos, al tiempo que una toma abierta de la televisión mostraba las figuras icónicas de Ernesto Che Guevara y Camilo Cienfuegos, que dibujadas en relieve en los edificios ministeriales, atestiguaban el simbólico acto, que –subliminalmente- legitimaba el “hasta la victoria siempre”; vueltas de la historia, soy parte de una generación universitaria que se formó llevando bajo el brazo el “Diario del Che en Bolivia”, aquella -sesentaochera- que en sus utopías suscribía “déjenme decirles a riesgo de parecer ridículo, que el revolucionario verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor”, “seamos realistas y hagamos lo imposible”, “podrán morir las personas, pero jamás sus ideas”, “si el presente es de lucha, el futuro es nuestro”, “la única lucha que se pierde es la que se abandona” y tantas consignas más –vigentes aún en otros contextos de vida- que nos regaló el mítico revolucionario muerto un 9 de octubre de 1967 en la Higuera, Bolivia, acto en que se ha documentado la activa participación de la CIA; recuerdo aquella década de los sesentas y principios de los setentas, cuando líder estudiantil de mi Universidad visitábamos con frecuencia la embajada cubana en la calle de Juanacatlán para conversar sobre la revolución y tomar ron, que casi nos hacia volar la cabeza por su consistencia, obtener libros, exposiciones y enterarnos de las “novedades” del acoso norteamericano; en los finales de los ochentas, me seducía la narración que mi hija de trece años me hacía de su experiencia en el campamento de los “pioneros” en Varadero, donde el mayor gusto de aquellos jóvenes adolescentes de todo el mundo, era hacer una fogata en la playa y cantar “Fidel, Fidel que tiene Fidel que los americanos no pueden con él”; recuerdo una larga conversación con Jorge Bolaños Suárez, en aquel momento Embajador de Cuba en México, ocurrida el 24 de julio del 2002, en la que me narró algunos de los diferentes planes que se urdieron para dar pie a una invasión a Cuba “una de ellas, es que un avión norteamericano, con estudiantes a bordo fuera destruido, por los propios norteamericanos y después fuera acusada Cuba de haberlo derribado, otro fue una auto agresión en la Base de Guantánamo, para luego invadirnos, remember Pearl Harbor, El Álamo y otro plan, entre muchos, yo te estoy contando los tres que me impresionaron más, era que un avión supuestamente cubano, con insignias cubanas, bombardeara una ciudad del sur de los Estados Unidos”; en el 2007 estuvimos en la Habana, coincidencias de la vida, para entregarles al Museo Nacional, al de las Américas y al Museo Casa de Juárez, la Carpeta Gráfica elaborada por pintores oaxaqueños con motivo del Bicentenario del Nacimiento del más universal de los mexicanos, Benito Juárez; por supuesto nos dimos tiempo para comer en “La Bodeguita del Medio”, beber mojitos y deleitarnos con la Trova Cubana, -Pablo, Silvio, Cesar Portillo, José Antonio Méndez- en el “Gato Tuerto” y recorrer la bellísima y enigmática Habana Vieja; la misma que el domingo visitó Barack Obama acompañado de su esposa Michel, de sus hijas y de su suegra; luego, ayer, vinieron los actos oficiales, la ofrenda a Martí, la recepción oficial, la conferencia de prensa en la que Obama acepto no saber para cuando el Congreso levantará el bloqueo y Raúl Castro, pidió a un reportero que lo cuestionó sobre los presos políticos, pasarle la lista “y esta misma noche estarán liberados”; vuelcos de la historia, momentos para la reflexión, lo cierto es, que al final de esta historia, el Che tenía razón cuando dijo “Si fuéramos capaces de unirnos, qué hermoso y cercano sería el futuro”, ¿ alguien puede asegurar que esto ya está decidido ?…! 5 años de resistencia…ya solo faltan 252 días para que Gabino Cué pase a ocupar su lugar en el basurero de la historia ¡…

RAÚL CASTELLANOS HERNÁNDEZ / RCMULTIMEDIOS.MX / @rcperseguido