Excélsior

LA HABANA.

 

 

El presidente Barack Obama dio un histórico discurso desde el Gran Teatro de La Habana, casi 90 años después de que Calvin Coolidge dirigiera unas palabras al pueblo cubano en 1928 en ese mismo lugar.

El mandatario estadunidense criticó las pocas libertades políticas y civiles en Cuba, lo que despertó la euforia de muchos cubanos, que no están habituados a escuchar críticas a su gobierno en la televisión estatal.

El discurso de Obama marcó la historia reciente y estas 10 frases quedarán para la posteridad:

1. La Habana se encuentra tan solo a 90 millas de Florida, pero para llegar hasta aquí tuvimos que recorrer una gran distancia: derribar las barreras de la historia y la ideología; las barreras del dolor y la separación.

2. He venido aquí para enterrar el último resquicio de la Guerra Fría en el continente americano.

3. En muchos sentidos, Estados Unidos y Cuba son como dos hermanos que han estado incomunicados durante años, incluso cuando compartimos la misma sangre.

4. Incluso mientras nuestros gobiernos se convertían en adversarios, nuestros pueblos siguieron compartiendo estas pasiones comunes. En Miami y en La Habana se pueden encontrar lugares para bailar el chachachá o la salsa y comer ropa vieja.

5. Lo que estaba haciendo Estados Unidos no funcionaba. Debemos tener el valor de reconocer esa verdad. Una política de aislamiento diseñada para la Guerra Fría no tenía mucho sentido en el siglo XXI.

6. Siempre he creído en lo que Martin Luther King, Jr. llamaba “la urgencia feroz de ahora”. No debemos temer el cambio, debemos acogerlo.

7. Yo tengo esperanzas porque creo que el pueblo cubano es tan innovador como cualquier otro pueblo en el mundo entero.

8. En Estados Unidos tenemos un monumento claro de lo que pueden construir los cubanos: se llama Miami. Aquí en La Habana, vemos ese mismo talento en cuentapropistas, cooperativas y autos viejos que aún funcionan: el cubano inventa del aire.

9. Desde 1959, hemos sido como boxeadores con un contrincante imaginario en esta batalla de geopolítica y personalidades. Conozco la historia, pero me niego a verme atrapado por ella.

10. He dejado claro que Estados Unidos no tiene ni la capacidad ni la intención de imponer cambios en Cuba. Lo que cambie dependerá del pueblo cubano.