El País

La Fiscalía belga informa de que la policía busca a un terrorista huido

 

 

Uno de los kamikazes del aeropuerto aún no ha sido identificado

La Fiscalía belga ha informado este miércoles de que cuatro fueron los terroristas que perpetraron los atentados de ayer en Bruselas. Tres de ellos atentaron en el aeropuerto: dos kamikazes (uno de ellos aún no identificado) y un tercero huido que en este momento es el hombre más buscado de Europa.

Un cuarto terrorista suicida protagonizó la explosión en el metro de Maelbeek, a un paso de las instituciones europeas. La Fiscalía belga ha confirmado este miércoles que esos dos golpes mataron a 31 personas y provocaron 270 heridos. En una rueda de prensa, la Fiscalía ha dado los primeros detalles confirmados del operativo.

La Fiscalía belga ha informado este miércoles de que cuatro fueron los terroristas que perpetraron los atentados de ayer en Bruselas. Tres de ellos atentaron en el aeropuerto: dos kamikazes (uno de ellos aún no identificado) y un tercero huido que en este momento es el hombre más buscado de Europa.

Un cuarto terrorista suicida protagonizó la explosión en el metro de Maelbeek, a un paso de las instituciones europeas. La Fiscalía belga ha confirmado este miércoles que esos dos golpes mataron a 31 personas y provocaron 270 heridos. En una rueda de prensa, la Fiscalía ha dado los primeros detalles confirmados del operativo.

Los tres terroristas que atentaron en el aeropuerto de Zaventem salieron en taxi desde el barrio de Schaerbeek. La policía ha hecho circular una foto: el único identificado es el kamikaze del centro, Brahim El Bakraoui, un belga nacido en 1986. La policía no sabe quién es el otro kamikaze. En cuanto al otro terrorista, con gorro en la foto, la Fiscalía solo afirma que está en fuga y no confirma que sea Najim Laachraoui. La primera explosión, en el mostrador de facturación número 11, fue a las 7.58. Dieciséis segundos después hubo otra detonación cerca del mostrador número dos, en el extremo contrario de la terminal. El tercer terrorista, huido, dejó una maleta con la mayor carga explosiva, que se detonó después pero que solo provocó heridos por la labor de los artificieros. En el aeropuerto, en contra de las informaciones que han circulado en las últimas horas, no se han encontrado armas de fuego.

El chófer del taxi que llevó a los terroristas al aeropuerto se puso en contacto con la policía y llevó a los agentes al piso desde el que salieron Brahim El Bakraoui y sus dos compañeros, en Schaerbeek. Encontraron allí 15 kilos de explosivos, 150 litros de acetona, 30 litros de agua oxigenada, detonadores y una maleta con clavos y material explosivo. La policía efectuó registros en casas cercanas, sin éxito, pero encontró en un contenedor de basura el testamento de Brahim. En este, afirma que “tenía prisa” y que no sabía lo que hacer: “Están cazándonos… no estamos seguros. No quiero acabar en una celda junto a él”, decía en una supuesta referencia a Salah Abdeslam, el terrorista fugado del 13-N. Hay un cuarto detenido. Y la policía ha retenido a un quinto individuo en las últimas horas, que ya ha sido liberado.

El atentado en la estación de Maelbeek, junto a las instituciones europeas, se produjo en el segundo vagón del metro. El terrorista suicida que protagonizó ese atentado es Jalid El Bakraoui, hermano de Brahim y belga nacido en Bruselas en 1989. Ambos tenían antecedentes penales, pero no vinculados al terrorismo.

La policía científica continuará con las investigaciones “durante días”, según la Fiscalía. El balance provisional es de 31 muertos y 270 heridos.