Excélsior

CIUDAD DE MÉXICO.

 

El cardenal Norberto Rivera Carrera aclaró, ante la difusión de rumores mal intencionados que pretendían hacer ver una ruptura entre él y el papa Francisco, que siempre habrá perfecta comunión, respeto y obediencia para con el máximo líder de la Iglesia católica.

Al celebrar la Misa Crismal, con motivo del Jueves Santo, en la Catedral Metropolitana de México y en compañía de todos los sacerdotes y obispos de la capital del país, Rivera Carrera recordó los exhortos que el Papa hizo a los religiosos durante su estancia en territorio mexicano.

Quiero dejar bien claro delante de ustedes, mi presbiterio y Pueblo de Dios que, para con el papa Francisco, hay perfecta comunión, respeto y obediencia; además, hay sincero cariño y amistad. No me cabe duda que su persona y su ministerio son un don que Dios ha dado a su Iglesia. Y queremos que sepa, Santo Padre, que usted está en nuestra oración y nuestro corazón, y que el pueblo de México le será siempre fiel”, aseveró.

En su homilía, el arzobispo primado de México puntualizó que nuestro país necesita conversión y arrepentimiento, pues sólo así podremos salir de la espiral de la violencia, de la degradación y de la corrupción, que abaten a la sociedad.

“Como dijo bien Su Santidad en Morelia, no podemos caer en la tentación de la resignación; cada uno de nosotros tiene que poner su esfuerzo para construir una urbe y un país mejor. Nadie que se diga cristiano puede justificarse como Caín: ‘¿Acaso soy yo guardián de mi hermano?’ Todos tenemos un ámbito de responsabilidad y de compromiso, y en ello debemos empeñarnos con responsabilidad”, expuso.

El mitrado recordó también que en octubre próximo será hecho santo el joven michoacano José Sánchez del Río, víctima del odio a la fe católica durante la Guerra Cristera que “lo llevó a sufrir un espantoso martirio”.