Se pierden 219 horas al año en el tráfico, señala un estudio; le siguen Los Ángeles, San Francisco y Vancouver

 

 

La Ciudad de México es la ciudad con mayor congestión de tráfico, seguida de Bangkok, Estambul, Río de Janeiro y Moscú, según el índice anual que elabora una compañía multinacional especializada en buscar soluciones a este problema que afecta a diario a millones de personas en todo el mundo.

Globalmente la congestión ha aumentado un 13 por ciento desde 2008, pero hay variaciones entre continentes y así mientras en Norteamérica el aumento en ese periodo ha sido del 17 por ciento, en Europa no ha llegado más que al 2 por ciento, de acuerdo con la compañía TomTom, que ofrece soluciones tecnológicas para optimización de los desplazamientos.

El Dato

En Norteamérica, detrás de Ciudad de México se sitúan Los Ángeles (41 % de tiempo extra por los atascos de tráfico), San Francisco (36 %), Vancouver (34 %), Nueva York (33), Seattle (31 %), San José (30 %), Honolulu (29 %), Toronto (28 %) y Miami (10 %).


En total, el índice de TomTom incluye datos de 295 ciudades de 38 países del mundo, lo que significa 77 ciudades más que en 2015. De América Latina solo entran ciudades de México y Brasil.

La compañía elabora una clasificación general y otras según el tamaño de las ciudades, desde las megaurbes de 8 millones de habitantes hasta las que tienen 800.000 o menos.

La Ciudad de México, que encabeza la lista general y la de megaurbes, para llegar a destino con sus vehículos, los automovilistas gastan en promedio un 59 por cientro de tiempo más que el que gastarían en una situación ideal de fluidez del tráfico, señala la empresa TomTom al presentar su Índice de Tráfico 2016 en su web.

El Dato

Si se tienen en cuenta solo las horas punta de la mañana, el porcentaje de tiempo extra en la capital mexicana llega al 97 %.


En total, un habitante de la capital mexicana puede gastar 209 horas extras al año por culpa de la congestión del tráfico.

Como consejo, se pide atreverse a probar nuevas rutas sugeridas por el sistema de navegación, así como informarse de la situación del tráfico antes de emprender viaje; estudiar un cambio de horario de partida y pensar en otros medios de transporte como la bicicleta, el transporte público o caminar.