La Patilla.es

La semana santa representa en el cristianismo la conmemoración de la pasión y muerte de Jesucristo. En Venezuela, país con mayoría católica, la semana mayor sirve para mostrar y manifestar la fe y el fervor cristiano además de cumplir con ciertas tradiciones y mitos.

 

 

Sin embargo, hablando de mitos, te presentamos cinco de los más conocidos y enseñados por las abuelas que relatan las cosas que no puedes hacer en Semana Santa.

No comer carnes rojas

Por tratarse de la Semana Mayor, en varias religiones como la cristiana y la católica los seguidores de cristo se someten a una dieta sin carne roja. Esto a fin de evitar caer en el “pecado” ya que se cree que este alimento representa el cuerpo de Cristo. Las alternativas son una dieta rica en verduras, pescado o demás carnes blancas.

Bañarse en playas o ríos

Se ha transmitido de generación en generación que durante la Semana Santa se debe evitar tomar baños en playas o ríos. ¿La Razón? La falsa creencia de que como castigo, puedes ser convertido en pez.

No clavar clavos

Las abuelas decían que no se debe clavar clavos en Semana Santa. Suponemos que es por respeto al proceso de crucifixión de Jesucristo y para evitar hacer el papel del mal, quien está representado por los sujetos que lo postraron en la cruz.

No escuchar música a alto volumen

En las creencias cristianas y católica, la Semana Santa es tiempo de reflexión y conmemoración de la pasión que vivió Cristo hasta ser llevado a la cruz. Tales hechos representan el sufrimiento constante del señor. Las abuelas explicaban que colocar música a alto volumen en estas fechas es considerada por los fieles “una falta de respeto” ya que no se está celebrando la muerte de Cristo.

Tener relaciones sexuales

Se trata de un mito muy popular en estas fechas. Aunque no hay alguna escritura religiosa que de certeza de tal prohibición, hay muchos fieles que se abstienen de tener relaciones sexuales durante la Semana Mayor por respeto a la pasión y sufrimiento de Cristo. Sin embargo, hay quienes lo practican como un hecho completamente normal.