Lorenzo Rafael

Oaxaca, Oax.-Durante la celebración eucarística donde se recuerda la última cena de Jesús, el Arzobispo de Oaxaca José Luis Chávez Botello, llamó a la sociedad en general a reconocer los pecados cometidos, a pedir perdón y dar un cambio en la vida.

 

 

Explicó que la enseñanza de este pasaje bíblico es la humildad y el servicio que deben tener todas las personas, y que aplica en la actualidad para todos los sectores, las familias y las autoridades.

Dijo que forma parte del mandamiento del amor que enseño Jesús, para servir, ayudar y tener una vida completa, “por eso es necesario reflexionar, reconocer nuestros pecados, arrepentirse, y ser humildes”.

Señaló que con esta celebración se llega al corazón de la Pascua, a la entrega de la vida por amor, por eso cada vez que se participa en la misa se dan pasos acatar esta actitud, pero se debe tener un fuerte compromiso.

“El que ama no busca ver que le saca a otro, los actos de amor son de entrega no condicionado, los egoístas, soberbios, son como Judas que entregó a Jesús a cambio de dinero”, indicó el Arzobispo.

La ceremonia del lavatorio fue realizada en la catedral, en donde un grupo de 12 personas entre bebés, niños, adolescentes, adultos, y adultos mayores, representó a los apóstoles, a quienes Chávez Botello les lavó y beso los pies en señal de humildad y servicio.