Noticias MVS

En el marco de una gira de trabajo por Puerto Vallarta, el titular de la dependencia, Ernesto Nemer Álvarez, detalló que Jalisco, Sonora, Chiapas y Coahuila son los estados con las mayores irregularidades y reiteró que no se permitirán incrementos injustificados en el precio de la tortilla.

 

 

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) informó que en lo que va de este año, 200 tortillerías han sido sancionadas por no exhibir precios y no acreditar el motivo de las variaciones injustificadas en el precio de este producto de la canasta básica.

En el marco de una gira de trabajo por Puerto Vallarta, el titular de la dependencia, Ernesto Nemer Álvarez, detalló que Jalisco, Sonora, Chiapas y Coahuila son los estados con las mayores irregularidades y reiteró que no se permitirán incrementos injustificados en el precio de la tortilla.

“Ya hoy tenemos alrededor de mil 900 verificaciones a tortillerías donde hemos puesto sellos de suspensión en 200 y esto ha permitido que automáticamente, el precio se regularice, que no esté más allá del precio estándar que son 12 pesos, 13 pesos, dependiendo la zona pero no hay un incremento injustificado al precio de la tortilla, nos hemos sentado ya con los productores del maíz, no hay una razón por la cual los insumos de la tortilla justifique un incremento injustificado y nos existe en el país”.

Como parte de sus actividades en Puerto Vallarta, Nemer Álvarez visitó el parque Aquaventuras, donde colocó sellos de suspensión de la actividad comercial por no informar montos totales a pagar, así como presentar información engañosa y cargos adicionales por pago en dólares.

También visitó la central camionera de este puerto donde atendió personalmente las inconformidades de los paseantes y verificó la aplicación de descuentos a estudiantes y profesores.

En el Hotel Comfort Inn, se colocaron sellos de suspensión comercial por utilizar en sus servicios un contrato de adhesión distinto al registrado ante Profeco.

Verificadores de la Delegación Jalisco de la institución colocaron diversos sellos de suspensión de la actividad comercial en restaurantes que obligaban al pago de la propina, además de que no exhibían información en español a los consumidores.