Elliot Weimber en su libro “En busca del karma perdido”, “Karmic traces”, afirma que Oaxaca es el centro del universo, el sitio sagrado de la tierra y el ombligo del mundo, ideas que adoptó de D. H.Laurence, ese legendario inglés que unificó a las tribus árabes después de la Primera Guerra Mundial y que el mundo conoce como Laurence de Arabia, quien había visitado los sitios sagrados de la tierra en la India, el Tíbet y Asia, llega a Oaxaca y confirma que nuestro Estado tiene una situación privilegiada en la cosmogónica mundial, de ahí que existan miles de climas, microclimas , grupos etnicos diversos esté lleno de magia y que esta región constituyen la mayor riqueza cultural del país.

 

 

Será por eso, que cada vez que regresó a mi tierra la alegría de mi corazón va aumentando poco a poco hasta que estalla en una cúmulo de emociones indescriptibles y diversas que sueltan mis pasiones convirtiéndose en una lluvia de alegría. Antiguamente comenzaba a alégrame cuando llegaba a Huitzo, ahora desde que salgo de Tehuacán empiezan las emociones de mi alma al cruzar las montañas, ver los valles y las casas en la inmensidad del camino, los distintos colores de la tierra: ocres, rojos, verdes en diversos matices y texturas.

Asistí a la ceremonia del natalicio de don Benito Juárez donde se renovó un fervor patrio, del que en ocasiones nos olvidamos, la figura de este hombre singular toma otro dimensión bajo el cielo oaxaqueño. Le permite a uno meditar sobre los esfuerzos titánicos que representó llegar a la Presidencia de la Republica, mantenerse en ella y derrotar al imperio francés. Admirar su tesón e inteligencia y su conciencia de que estaba escribiendo, no sólo, su propia historia, sino la historia de un pueblo. Juárez resume los mejores virtudes de los hombres de esta tierra.

Estas pequeñas vacaciones y fiestas sirven para renovar algunos de los más puros y desinteresados amores, la fidelidad de la familia, de los hijos, nietos y parientes políticos que sin darnos cuenta se van convirtiendo en personajes indispensables dentro de los círculos familiares.

Están también los nuevos y viejos sabores que uno reconoce y degusta, con una pasión casi sexual: los moles, las tlayudas, el chocolate en mil formas que constituye uno de los postres preferidos de las personas y que aquí pueden conocer y reconocer. Están los chapulines de todos tamaños, el nicoatole y los dulces de coco y mamones y sobre todo, está el colorido de un pueblo lleno de etnias y matices que han encontrado en su diversidad y en la expresión artística de sus artesanías la manera más bella de expresarse. Mi amigo don Alberto el mejor mesero de Oaxaca, Puebla, Tabasco y Yucatán me atiende con esmero y cordialidad, une a su eficiente servicio y el conocimiento de mis gustos, la excelente cocina del restaurante Catedral, que es sin duda una de las más finas cocinas del mundo. Lo mismo ocurre con los otros empleados que me hacen sentirme como un “habitúe”, un hombre de casa.

Están además los comelitones en las terrazas de la casa, carnes asadas, ensaladas, tlayudas, quesos, fruta de todos sabores y colores, chicozapotes cuya mordida es un placer. Están mis plantas: un pochote que es uno de los árboles más bellos del mundo y que con regarlo dos veces empieza a regalarnos sus hojas; cuando el viento lo mueve, siento que me agradece la admiración y el cariño que le tengo. Lo mismo ocurre con mi huele de noche, el cual estoy cuidando con amor, esperando que esta primavera florezca y su embriagador aroma inunde mi casa.

Mis amigos, algunos funcionarios, otros sin responsabilidad pública, con los cuales me reúno, todos gentes de primera que han sabido lidear con las pasiones oaxaqueñas y hacen operar el aparato oficial o empresarial en este mundo mágico que es Oaxaca. Veo soluciones extraordinarias que tenían años olvidadas como el conflicto con Chiapas de los chimalapas. Después de años de negociaciones y el marcaje personal de Gabino Cue, se logra que vengan secretarios de estado y subsecretarios para buscar una solución integral a este problema y llevar el mecanismo de negociación a otras regiones conflictivas en una acción política de gran calado. Lo mismo ocurre con los médicos, dentistas, ortopedistas oaxaqueños. Veo al doctor Alfredo Mena el mejor dentista en varias millas a la redonda, a mi apreciado doctor Marco Antonio Calleja, un hombre que se conoce ahora como el doctor “Milagros” porque resucitó para seguir haciendo el bien entre sus pacientes y que me nieta tiene reservas para que la vea, porque es un resucitado; lo cual nos hace sonreír. En el fondo le damos las gracias al creador porque “Tony” siga entre nosotros. Ese es mi mundo oaxaqueño, mi pequeño mundo por el cual me lleno de nostalgia en el altiplano árido cuando soporto temperaturas de menos 10 grados bajo cero. Esa es mi vuelta al hogar donde busco y encuentro la calidez de la ilusión y la esperanza.

El clima caluroso y variado, casi tanto como la situación política donde las diversas fuerzas enfrentan su debilidades más que su fortaleza, en un electorado gritón y chismoso pero poco participativo a la hora de las votaciones, dentro de los cánones de su tradición democrática a la oaxaqueña. Una vez decididos los candidatos a la gubernatura empieza el jaloneo por las presidencias municipales, las diputaciones locales y por estar cerca de los candidatos. Los círculos se hacen más estrechos y el golpeteo de los nuevos políticos que llegan, con los locales y con los equipos cercanos de los candidatos empieza a cobrar sus víctimas. Cuidado, la elección va a estar tan reñida que ese golpeteo puede hacer perder puntos de electores valiosos. Lo mismo ocurre con la elección de candidatos a diputados y presidentes municipales, hay algunos que más que sumar, restan puntos y simpatía o han acomunado tanto antipatías que resultan una carga negativa para cualquier elección. Afortunadamente las rencillas son temporaleras, al poco tiempo se acomodan los calabazas en la carreta y cada quien sigue con sus intereses. Por lo pronto, Anuard Mafud,con su maquinaria reconstruida y perfectamente afinada; Benjamín Robles, con una fuerza desconocida de ocho años de trabajo, Pepe Toño defendiendose de uno de “Los Chuchos” y un exgobernador que le están dividiendo el frente; Jara esperando indicaciones y organizando las presidencias municipales y diputaciones.

Si algo más necesitamos para documentar nuestro optimismo está la información internacional de la gira del presidente Barak Obama por Cuba y Argentina.

Obama entra en la historia del siglo XXI y de América Latina como uno de los grandes presidentes de los Estado Unidos, además de ser el primer hombre de color que llega a la Casa Blancade Washington -no de las lomas en la Ciudad de México- su encuentro con los cubanos y la nomenclatura de ese país, su fotografía fuera de protocolo teniendo como fondo el dibujo del “Che Guevara” en la Plaza de la Revolución, pone punto final a la guerra fría del siglo pasado. Obama es un hombre que sabe perfectamente hacer una política de tiempo presente, de cooperación y apoyo a una sociedad mundial sin tensiones. Es el primer personaje importante que no visita al “ Comandante Fidel”. Fidel y su etapa de dictadura está enterrada. ¿Para qué revivirlo?

Obama busca neutralizar el antiamericanismo en el continente, Se excusa por las políticas intervencionistas de EE UU, desde Cuba, hasta el golpe de estado contra el presidentes Salvador Allende de Pinochet en Chile, pasando por la dictadura en Argentina, Uruguay y Brasil; en Buenos Aires ofrece desvelar las pruebas de la intervención de Washington en la toma del poder por los milicos asesinos argentinos en la década de los 70s; es un presidente que, por primera vez, admite que su país erró y actuó en contra de los derechos humanos.

Obama no condiciona la distensión con Cuba, “del destino de Cuba son responsables los cubanos… no deben de temerle a las opiniones contrarias a ustedes” , dijo enfrente de la nomenclatura y su voz se escuchó en todo el país en una transmisión directa de la tv cubana. No pidió una contraprestación democrática inmediata. Confía en que los intercambios comerciales, la invasión turística de estadounidenses, el Internet de alta velocidad, el wifi, y el concierto de los legendarios Rolling Stones sean el combustible que genere el cambio. Para , en palabras de Obama, operar una transición democrática, o un capitalismo de Estado inteligente.

La concepción de la geopolítica mundial en la región, la inteligencia y confianza absoluta de Obama en sí mismo, su actitud en el escenario mundial lo ubicarán como uno de los grandes presidentes y estadistas de los Estados Unidos.

¡Es cierto! el centro del universo, el ombligo del mundo de todos los sitios sagrados que he conocido y en los cuales he vivido es Oaxaca.