Ciudad de México. La Arquidiócesis Primada de México advirtió que la legalización de la mariguana no es la vía adecuada para contribuir a la disminución de la violencia por el narcotráfico; además las leyes prohibicionistas “no han dado los resultados esperados debido a la alta corrupción que provoca el comercio ilegal”.

En el editorial del semanario Desde la Fe, la Arquidiócesis expuso que las políticas públicas deben buscar soluciones integrales que traten de resolver las consecuencias y las causas del consumo de enervantes.

Asentó que la regulación del consumo de la mariguana podría contribuir a la disminución de la violencia del narcotráfico y el peligro de los consumidores, pero se enviaría un mensaje equivocado a la sociedad. Además, se desataría un problema de salud pública por su consumo.

Refirió que en las conclusiones del foro organizado por la iglesia católica sobre la mariguana, en la Universidad Pontificia de México, se alertó de que los jóvenes son las víctimas inmediatas por el consumo de drogas. “La mayoría de los expositores presentó innumerables pruebas científicas sobre la inconveniencia de promover la legalización de ese enervante, porque los primeros afectados serán los jóvenes, de tal forma que si se quiere evitar la violencia por su prohibición, se desatará un problema de salud pública por su consumo”.

Destacó que no hay soluciones simplistas pero sí hay posibilidades de tomar decisiones con responsabilidad.