Concluida la tregua santa que no lo fue tanto, vienen dos meses de intensa actividad política, esta semana será para afinar estrategias, armar los “War Room” –cuartos de guerra-, concluir la definición de candidaturas a Congresos locales y presidencias municipales…

 

 

Amarrar compromisos con grupos sociales y económicos, negociar alianzas en lo oscurito y preparar el recorrido en dos rutas paralelas que pueden ser definitorias, la guerra sucia y el litigio en los tribunales; abril y mayo serán ya, los meses de campaña formal para gobernadores y ya entrado abril el Circo Romano lucirá en todo su esplendor con las luchas cuerpo a cuerpo que complementan el espectáculo y que en algunos casos por las influencias regionales pueden marcar la diferencia en el resultado global; en términos reales ha habido un cambio sustancial en los procesos electorales, al reducirse los tiempos las precampañas se han vuelto determinantes y las batallas se libran en los medios de comunicación, las redes sociales y en la solidez de la estructura electoral de los partidos, en consecuencia y por supuesto el carisma, los positivos y sobre todo los negativos de cada candidato se convierten en la “cereza del pastel”, lo que puede marcar diferencia; punto y aparte son los recursos, el “cash” –Zedillo dixit-, éste sigue siendo uno de los puntos más oscuros –aún- en los procesos electorales en México, leyes van y leyes vienen y el flujo negro no se ha podido detener, desde las “internas” en algunos casos se han visto correr ríos de dinero de inexplicable procedencia por decirlo sin adjetivos, sin duda un tema para futuras reflexiones; en este escenario y como debe de ser, todos, partidos y candidatos ya anuncian “triunfos contundentes”, es parte elemental de una contienda y aunque en política diría uno de los clásicos, que la únicas premoniciones válidas y certeras son las del pasado, el apostarle unos chelines a la ruleta es muy entretenido, por lo menos permite especular y dejar volar a la loca de la casa, la imaginación; de entrada, Manlio Fabio, quien está consciente –debe estarlo- de que su futuro en el 2018 una vez que deje de trabajar en el 16-17 está en las cuentas que entregue, ha echado mano de toda su experiencia, talento y buenas –y malas- artes- para sacar adelante candidaturas competitivas y varias ganadoras, no parece haber sido fácil la tarea, conciliar tantos intereses, egos, recomendaciones, afectos y desafectos requiere de tejer fino, además de tener en varios casos al enemigo en la cocina, en particular, en Veracruz y Quintana Roo, donde Duarte y Borge están empeñados en hacer perder a su partido; Beltrones le dijo a López Dóriga que esperaba ganar 9 de 12, lo cual asumiendo que en política “la palabra es acto” –Reyes Heroles dixit- es una meta alta, si la consigue se vestirá de luces, si la supera dará vuelta al ruedo, si la faena es completa -12 de 12- cortará oreja y rabo, indultará al toro y se colocará en el arrancadero siguiente junto a Osorio Chong; Basave –la mezcla de Corbyn y González que no es mezcla ni de uno ni de otro menos de los dos- entrándole al juego, como novillero en ciernes con aspiraciones a lograr la alternativa –lo que se ve muy lejano- el pasado 4 de marzo declaró no estar tan pesimista y verse competitivo en 7 de 12, acotando que en 3 de tales 7 van de comparsa del PAN y éste –el PAN- en viceversa en 2 de 5, Oaxaca y Zacatecas, paradójicamente los dos estados donde el PRD va con el “corazón partido”, en el primero por el PT y en el segundo por “méritos propios”; en cuanto al “niño Fidencio” de la vela perpetua, Ricardito, en estas –elecciones- en las que anda más preocupado por tirar lastre y consolidar su figurita de Harry Potter –sin pelo- de cara a las del 18 en los promocionales de televisión, puede convertirse en el Pánfilo Ganso del 16, sin despeinarse se puede llevar 3 de 12 por votación propia –Durango, Puebla y Tlaxcala- haciéndole bueno el pronóstico a Beltrones o echándoselo a perder si agrega 1 a los 3 jalando al PRD en Veracruz; por supuesto hay otros estados donde el resultado puede tornarse impredecible, Aguascalientes y Quintana Roo, hay quienes opinan que también Chihuahua, sin embargo expertos consultados dicen que no, con Corral ahí y su estilo de perdonavidas el PRI transitará sin problemas, aunque haya declinaciones; Oaxaca es un crucigrama, puede decantarse hacia el PRI hasta a una parejera de 4, todo dependerá de cómo terminen los amarres y las operaciones cicatriz – y si en realidad lo son- y del TEPJF; Hidalgo, Tamaulipas y Sinaloa parecen ser 3 de 3 para el alguna vez “partido casi único” –Salinas dixit-; hasta aquí la macropolítica, ya habrá tiempo para entrarle a la “micro” en cada estado, lo cierto es, que serán 12 guerras santas…y que Dios los agarre confesados, ¿alguien puede asegurar que esto ya está decidido?…¡5 años de resistencia…ya solo faltan 246 días para que Gabino Cué pase a ocupar su lugar en el basurero de la historia!…

RAÚL CASTELLANOS HERNÁNDEZ / RCMULTIMEDIOS.MX / @rcperseguido