Reforma

Empleados de Bodega Aurrerá en Juchitán marcharon en esa ciudad de la región del Istmo para exigir la reapertura de la tienda, cerrada desde hace 14 días debido a protestas por un conflicto laboral.

 

A esta manifestación se sumaron mototaxistas de diversas organizaciones, los cuales prestaban sus servicios afuera de esa tienda.

Alrededor de 150 manifestantes recorrieron las principales calles de Juchitán en apoyo a la operación del supermercado y en demanda de que cesen los bloqueos que llevaron al cierre del establecimiento.

“No más bloqueos, basta de tanta inseguridad”, expresaron en cartulinas que mostraron a su paso.

La movilización inició y concluyó en el exterior de la tienda, cerrada desde el 15 de marzo por la oficina en México de Walmart, luego de que ese día un grupo de mototaxistas mantuvo retenidos a 69 empleados y clientes en apoyo a una ex trabajadora despedida recientemente.

La empresa denunció entonces la falta de garantías de seguridad para operar en Juchitán.

El 16 de marzo, la tienda ya no abrió, Walmart anunció la suspensión temporal de sus operaciones y acusó omisión de la autoridad.

“No abriremos Bodega Aurrerá Juchitán hasta que existan condiciones de seguridad para nuestros clientes y asociados. Lamentamos que la falta de seguridad y de aplicación de la ley por parte de la autoridad nos impida continuar dando servicio a nuestros clientes que tanto aprecian y necesitan el ahorro que ofrece Bodega Aurrerá”, expresó en ese entonces el director de Comunicación Corporativa de Walmart, Antonio Ocaranza.

El Secretario de Gobierno de Oaxaca, Carlos Santiago Carrasco, respondió que el problema fue provocado por la empresa; además, argumentó que en la región del Istmo el bloqueo de comercios es una “costumbre” para dirimir conflictos.