Eje Central

Para el Secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) es más exigente en México que en otros países de la región, en cuanto a la medición sobre la pobreza, tras señalar en su último informe, que mientras en Latinoamérica la carencia por ingresos se mantuvo estable, ésta creció en nuestro país y Costa Rica. “El umbral de pobreza de México se fija 60 por ciento por arriba del de Brasil, por ejemplo, y se fija casi tres veces el de Colombia. Eso quiere decir que México se ubica, en términos de umbral y de frontera, muy por arriba de los estándares latinoamericanos y eso seguramente explica el resultado, y se explica, a su vez, por mantener fija la canasta de consumo con la cual hace los cálculos.

 

 

 

“Eso hace que en México el umbral de pobreza sea tres o cuatro veces más exigente que el de Colombia y 60 por ciento más que el de Brasil”, justic´el titular de Sedesol. Tras el homenaje póstumo al Canciller Fernando Solana, Meade remarcó que la CEPAL no hizo público su anexo estadístico, por lo que la Sedesol sólo ha podido revisar el anexo de la última edición, que toma como base la canasta de consumo de hace 30 años, por lo que las conclusiones del organismo podrían modificarse cuando se actualice el documento. Meade expuso que la medición de la pobreza que realiza el Coneval se pueden afirmar tres cosas: que hay menos pobreza extrema; más pobreza moderada y mejor acceso de los mexicanos a la ejecución de los derechos. Las mediciones aplicadas en el país muestran que existe menos pobreza extrema y un mejor acceso de la población a la ejecución de los derechos, destacó Meade. “Tenemos nuestra propia medición, una medición que es bastante robusta, bastante moderna, de la que el mundo hoy habla y empieza a implementar”, destacó. Meade Kuribreña agregó que de acuerdo con otros indicadores, como los que publica el Banco Mundial y la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el país tiene hoy la mitad de pobreza que se tenía en el año 2000 y la mitad que tiene el promedio latinoamericano.