Oaxaca, Oax. Gerardo Torres Salcido, integrante del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló que a pesar de una gran cantidad de programas sociales, en Oaxaca la pobreza no ha podido ser frenada, sobre todo en la región del istmo, donde los proyectos internacionales solo han beneficiado a un pequeño grupo.

 

 

Al presentar este día el informe: “Desigualdad extrema y tendencias de desarrollo”, realizado por Oxfam México y EDUCA, servicios para una educación Alternativa, el investigador precisó que la pobreza tiene que ver no solo con la carencia de ingresos, sino derechos sociales, lo que impide el acceso equitativo a oportunidades de desarrollo.

Si bien admitió que la pobreza se redujo en un porcentaje mínimo, como lo dieron a conocer anteriormente las autoridades gubernamentales; dijo que la desigualdad permea porque no hay una generación de empleos permanentes, además de que inversiones de empresas trasnacionales se encuentran en manos de un grupo pequeño, pero no se transmite a los habitantes.

En el informe, destacó que para el 2014, la población con ingreso menor a la línea de bienestar , es decir sin recursos económicos para acceder a la canasta básica era del 42.1%, según datos de Coneval. Lo que coloca a Oaxaca como uno de los estados con desigualdad extrema en un país con desigualdad más alta del mundo.

El informe fue centrado en los municipios de Salina Cruz, Juchitán de Zaragoza, San mateo del Mar, en donde se midió el nivel de pobreza, el acceso a la alimentación, la calidad de los espacios, lo que derivó en que se reflejaran resultados que indican que el “gasto social no ha sido ejecutado de manera equitativa”.