REFORMA

Cd. de México.- En una carta publicada en Facebook, Daphne Fernández, quien fue abusada sexualmente por cuatro jóvenes en Veracruz, afirma que es deprimente y aterrorizante que se diga que su caso es político y que su familia está operando una extorsión.

 

 

“Es aterrorizante y muy deprimente para mí el hecho de que ahora digan que es ‘político’, que ‘nos dieron dinero’, que estamos ‘extorsionando’. Dios los perdone, Dios los perdone porque todos aquellos que tienen si quiera esos pensamientos es porque no están en nuestro lugar y solo lo entenderían estando en nuestro lugar, porque NO tienen UNA sola idea del infierno que se vive”, se lee en la carta publicada en el perfil de Facebook Daphne Fernandez P.

La joven también defiende en particular las acciones que ha emprendido su padre para que se haga justicia en su caso, lo que ha desatado cuestionamientos.

“Muchos hablan, juzgan, critican, cuestionan el comportamiento de mi papá en este asunto, lo que ustedes no saben es que todo lo hizo por mí, muchos dicen ‘aquí hay gato encerrado’. Si yo fuera el padre ‘los mato’, si yo fuera ‘esto y lo otro’ , ‘si yo fuera…’ , exacto, NO lo son, no saben lo que se siente vivirlo en carne propia y espero nunca tengan que saber”.

La joven afirma que ha sido y es juzgada sin razón por “amigos” y “conocidos”, por lo que siente triste, sola y expuesta.

“Muchos de mis ‘amigos’ y muchos de mis ‘conocidos’ dudaron y me juzgaron (antes de que salieran los videos) y aun con los videos siguieron o siguen criticando, algunos otros optaron por poner estados ‘neutrales’ como ‘no sabemos la verdad no hay que juzgar’, ‘no sabemos si son inocentes o no’, por favor si hubieran querido ayudar o ponerse en una posición neutral mejor no hubieran puesto nada, eso solo me lastima más”.

En la misiva, Fernández sostiene que sus agresores saben lo que pasó, no son inocentes y siguen mintiendo.

“Yo sé que en las noches lo piensan, antes de quedarse dormidos se acuerdan, no sé como no están perdiendo la cordura después de TANTAS mentiras porque sé que de sus corazones y mentes no podrán borrarlo, podrán decir lo que sea, su abogado podrá inventar mil tonterías, pero en su conciencia va a estar ahí de por vida”, asegura.

La joven asegura que suplicó a su padre no actuar en el asunto y lamenta que ahora el caso ha terminado en algo que no quería, al quedar expuesta a nivel nacional.

“Quedé señalada por la sociedad, quedé muy triste y decepcionada de algunas personas, me quedé sin muchas personas que creía que eran mis ‘amigos’, pero bueno solo Dios sabe por qué hace las cosas y solo espero y pido a Dios que este infierno termine pronto. ¿Cómo terminará? No tengo idea, que se haga lo que Dios quiera que sea”.