La Razón

Balde de agua helada es para el dirigente del PRD, Agustín Basave, la desaparición forzada de tres jóvenes por parte de la policía municipal de Papantla, Veracruz, municipio gobernado por el perredista Marco Romero. Fue el 19 de marzo pasado cuando agentes municipales detuvieron a Uriel Pérez Cruz, Luis Alberto Morales Santiago y Jesús Alan Ticante, para entregarlos a integrantes del crimen organizado.

 

 

Ayer, la policía estatal detuvo al jefe de la policía de esa localidad, Bernardo Olmedo Castillo, y a seis de sus elementos por su presunta responsabilidad. Es decir, hicieron lo mismo que los policías de Iguala cuando, en la gestión del perredista José Luis Abarca, interceptaron y entregaron al cártel Guerreros Unidos a los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Pero Basave, acostumbrado a exigir investigaciones a fondo cuando ocurren crímenes en lugares gobernados por otros partidos, ahora dice que en este caso de Papantla apenas está “acopiando información”, por lo que no puede dar un pronunciamiento “prematuro”.

Dice que “por lo menos yo necesito más información para saber qué pasó (…), yo no tengo claro quiénes fueron los que actuaron, si fue policía municipal, policía estatal, qué participación tuvo cada quien. Habrá que esperar para tener más elementos y formar un juicio” y que para “pedir una investigación, hay que saber a quién se le va a pedir y a quién se va a investigar”.

Con sus espléndidas cartas credenciales (ingeniero por el TEC, exembajador de Irlanda durante el gobierno panista de Fox, etcétera) es absurdo que no tenga la información del caso a 10 días de ocurrido. Más bien sus evasivas son porque sabe que es otra desaparición forzada por parte de policías de un municipio gobernado por su partido. Otro Iguala, en sus narices.

Drásticas propuestas discutirá esta semana la Comisión Ambiental de la Megalópolis, para resolver las cada vez más frecuentes contingencias ambientales en la CDMX. El Centro Mario Molina, uno de los encargados de realizar los estudios y sugerencias, recomienda, entre otras cosas, eliminar el subsidio a la tenencia y fijar nuevos impuestos al valor de los autos.

Lo que se busca es desincentivar el uso de los vehículos particulares y promover el uso de transportes públicos. Pero sin eficiencia en estos últimos, difícilmente los capitalinos aceptarán volver a pagar tenencia y que se les obligue a guardar su vehículo al menos una vez a la semana.

Sobre todo si no se hace algo, también con los tráileres, camiones de carga, microbuses y chimecos, que además de contaminar, generan caos vial y en algunos casos inseguridad. Y, políticamente, le pondrán a Morena un pase a gol y sin portero.

Sin prisas en la Sección instructora de la Cámara de Diputados para desaforar a la chapodiputada Lucero Sánchez López. Por lo menos no va en el vigente periodo ordinario de sesiones que termina en abril y se prevé que sea tramitado en un periodo extraordinario.

Sí, con campañas políticas en marcha, para que reditúe más.

raymundo.sanchez@razon.com.mx

Twitter: @r_sanchezp