El presidente de la Industria de Radio y Televisión (CIRT) delegación Oaxaca, Alberto A. Marquez Moreno, a través de un comunicado aclaro que las estaciones de radio donde la PGR realizado el operativo no cubrían con los requisitos para operar de manera legal además que no cumplían con los términos de la ley por lo que no eran comunitarios pero si ilegales.

 

 

En medios de comunicación difundida el 24 de marzo la nota menciona “Luego que la Procuraduría General de la República (PGR), realizara un operativo y desmantelara a cuatro radios que operaban bajo el esquema de social-comunitario en Tlaxiaco” , a este respecto es fundamental aclarar en primer término que son radiodifusoras que estaban transmitiendo desde ya hace años de manera ilegal puesto que no cuentan con la concesión o permiso a que se refiere el artículo 66 de la nueva Ley Federal de Telecomunicaciones (LFT), que menciona que “se requerirá concesión única para prestar todo tipo de servicios públicos de Telecomunicaciones y Radiodifusión”.

 

 

No contando estas con concesión alguna como se puede corroborar en los registros del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), mismos que son de acceso público en la pagina de tal Instituto.

Asimismo a las características de una radio comunitaria, mismas que están mencionadas y consideradas como concesiones de uso social, se hace referencia en la Ley (LFT) en su artículo 67 clausula IV, donde menciona que las concesiones de este tipo son sin fines de lucro y además que “las concesiones para uso social comunitario, se podrán otorgar a organizaciones de la sociedad civil, que no persigan ni operen con fines de lucro y que estén constituidas bajo los principios de participación ciudadana directa,convivencia social,equidad, igualdad de género y pluralidad “ en cambio estas emisoras eran operadas por solo algunas personas que no son representativas de la comunidad y no cumplen las características mencionadas en la Ley pues sus acciones se deben a intereses políticos y económicos propios, adicionalmente comercializaban sus espacios radiofónicos, hechos que son conocidos por los habitantes de su localidad.


Por todo lo anterior queda suficientemente claro que dichas emisoras NO SON COMUNITARIAS, pero si SON ILEGALES.

Es importante mencionar que la Cámara de la Industria de Radio y Televisión (CIRT) apoya las radios comunitarias comprendidas en la nueva legislación dentro de las concesiones de tipo social, así como también los demás tipos de concesiones, siempre y cuando cumplan con todos los requisitos establecidos por la ley; esto ya lo hemos manifestado abierta y públicamente en varias ocasiones, únicamente estamos en contra de la ilegalidad.

Por lo expresado y ante los hechos, apoyamos y externamos nuestro reconocimiento a las acciones realizadas por nuestras autoridades con el objetivo de combatir la ilegalidad y preservar el Estado de Derecho.