Peña Nieto se refirió ayer a los medios de comunicación, mas no fue para lamentar los nuevos ataques sufridos por los diarios El Norte (del grupo Reforma) y El Mañana, de Nuevo Laredo. Lo hizo para anunciar nada sutilmente cuál sería su política desde la presidencia. Se propone crear una instancia ciudadana y autónoma que supervise la contratación de publicidad gubernamental en los medios de comunicación.

 

 

Léase así: habrá dinero a manos llenas para los medios amigos. Obviamente, dicha instancia ciudadana y autónoma tendrá que ser al gusto de Televisa. Circulan en Internet las facturas por servicios que pagó a comunicadores siendo gobernador del estado de México. Por otro lado, dio a conocer la primera selección de colaboradores, de hoy al primero de diciembre: Luis Videgaray, Miguel Ángel Osorio Chong y Jesús Murillo Karam. No hay sorpresas. Videgaray será el responsable de la oficina de políticas públicas; se enfila hacia la Secretaría de Hacienda. Osorio Chong es el responsable de la coordinación de diálogo y acuerdo político, en ruta a Gobernación, y Murillo Karam será el coordinador de asuntos jurídicos y el encargado de defender su triunfo en la elección del primero de julio. Tampoco será sorpresa que luego se convierta en titular de la PGR. Ahí lo espera mucho trabajo limpiando los expedientes de los ex gobernadores priístas que tienen cuentas pendientes con la justicia. Pedro Joaquín Coldwell seguirá en la presidencia del PRI; salvó al partido del desastre del moreirazo y también tendrá su recompensa.

La Jornada / Dinero / Enrique Galvan