EL Partido Acción Nacional, habrá hecho a un lado la moral y las buenas costumbres pero cuida sobremanera su tendencia a conservar la prosapia de su clan.

 

 

Cuando los dirigentes panistas como Luis de Guadalupe Martínez, Juan Iván, Eufrosina Cruz, se agandallan candidaturas por sobre los derechos de los militantes históricos, vale preguntar: ¿Dónde quedaron los principios doctrinarios que pregona Acción Nacional?

LA misma interrogante surge cuando vemos la manera tan cínica en que los diputados de la fracción azul en la LXII legislatura del estado, se suman al saqueo del presupuesto del congreso, contribuyen a la improductividad y se agregan al grupo pandilleril de los que hacen a un lado su labor legislativa y presionan, amenazan al Ejecutivo, para obtener más presupuesto que se reparten como botín de guerra. Otro curioseo ¿A dónde van a parar los presupuestos que reciben los más de 20 administradores municipales cuya mayor parte entregan a los diputados que les consiguieron la chamba, en lugar de invertirlos en obras sociales que tanto reclaman esos pueblos?

TODO EN FAMILIA

No pocos panistas con los que he platicado, se sienten frustrados con su partido. Dicen que desde que el PAN alcanzó el poder, sus funcionarios en el gobierno lejos de marcar su diferencia ideológica apegada a la línea humanística, se suman con singular fruición al saqueo y la frivolidad. Esta es la causa de que vaya en constante aumento su rechazo en las urnas.

Otro desvío es el reparto de las posiciones políticas. Como dije antes, por encima de los méritos de sus bases, los líderes acaparan para sí, o para sus familiares, las candidaturas. Unos botones de muestra:

No obstante las pésima imagen que tienen como diputados, solamente permitieron competir por la presidencia municipal de la capital a Sergio Bello, Leslie Jiménez y Alejandra García Morlán. Aunque, según sus encuestas, estas damas tenían gran popularidad, la realidad era al revés. La dirigencia nacional no se tragó la engañifa y decidió que el abanderado fuera el menos peor. Para no generar fisura en el nuevo linaje azul chapulinero, a las damas las premiaron con generosas concesiones.

Ya se dieron cuenta que el electorado los rechaza y saben que no van a ganar. Pero eso no los inhibe, quieren chamba y a eso van. Previendo que no ganarán la presidencia municipal, Bello como candidato a primer concejal asegura el huesito de regidor. Lo mismo sucede con Leslie que como candidata a segunda concejal en la planilla, también seguirá en la nómina. La cosa no es ganar sino seguir en el presupuesto oficial. A qué grado llega la impudicia de estos y otros diputados que también andan en campaña, que ya pidieron el pago de dietas adelantadas. El pretexto es que necesitan dinero para su propaganda.

Del famoso “pago por evento” saltan ahora al “pago por adelantado”. De hacer que estas remuneraciones fluyan con rapidez, se encarga doña Antonia Natividad Díaz. Por cierto, esta diputada tampoco se aparta de la disolución panista. Al llegar a la presidencia de la Junta de Coordinación Política (JUCOPO) censuró severamente la corrupción de sus dos antecesores y anunció combatir la corrupción y hasta dio fecha para las auditorías. Denunció públicamente no solo el robo del presupuesto también el saqueo de muebles y obras artísticas. Pero el lodazal la contaminó. Tan luego tuvo en sus manos el manejo del inmenso presupuesto del poder legislativo, cerca de 900 millones de pesos, cambió de opinión. Se fusionó al tremendo saqueo y olvidó sus promesas. Así son hoy los panistas, a los que bien llamaron “come santos, caga diablos”.

Pero porqué les digo que está surgiendo una nueva élite azul chapulinera.

Al no ser candidata ni Leslie ni Alejandra, de todas maneras les aseguraron seguir en la nómina oficial. En la tercera posición de la planilla panista, Alejandra pidió que pusiera a su papá Rolando García Varela. Leslie es nuera de don Luis Zárate, secretario general de la dirigencia estatal panista.

Pero allí no termina el festín. Alejandra Morlán es sobrina de Luis Zarate quien, a la vez, es concuño de Rolando García.

Para cerrar el círculo de la familia feliz, en la cuarta posición de la planilla ¿saben a quién pusieron? a un tal Toñito recomendado de Carlos Moreno Alcántara quien también hizo candidata a su esposa.

Después del tremendo escándalo que dejó LUIS UGARTECHEA el ex presidente municipal que intentó ser diputado plurinominal en lugar de ser enjuiciado por el desvío de unos 500 millones de pesos, el PAN provoca ahora el affaire de la familia feliz: La esposa de Luis Zarate es Eréndira Morlán suegra de Leslie, tía de Alejandra y cuñada de Rolando García Varela papá de Alejandra García Morlán.

Para mayor desprecio a la militancia panista, ponen en tercer lugar de la lista de candidatos plurinominales, a un auténtico arribista, José Zorrilla Sangermán. En el primer lugar repite Juan Iván Mendoza y en el número dos repite igualmente Eufrosina Cruz que como diputada local y federal, resultó una bien lucrada empresaria de la construcción. De pronto renegó de su estirpe indígena para incrustarse en la aristocracia azul.