La Silla Rota

CIUDAD DE MÉXICO (La Silla Rota).- En 2015, la Cámara de Diputados enterró 74 proyectos de movilidad urbana sustentable que habrían ayudado a mitigar la saturación del transporte público en las dos contingencia ambientales más recientes de la zona megalopolitana del país que confirman los estados de Ciudad de México, Estado de México, Hidalgo, Morelos, Puebla y Tlaxcala.

Aunque estaban considerados en el Programa de Impulso a la Movilidad Urbana incluido en la Estructura de Programas Presupuestarios para 2016, los diputados no le asignaron los 200 millones de pesos que necesitaban para llevarlos a cabo.

Se trata de 74 proyectos, principalmente para financiar sistemas de bici pública en estados como Hidalgo, Puebla, Oaxaca y la Ciudad de México, mismos que estaban listos para ejecutarse.

“El objetivo del programa era otorgar financiamiento mediante apoyos federales a ciudades, estados y municipios que quisieran desarrollar proyectos de movilidad sustentable. Lamentablemente no pudimos lograr un nuevo mecanismo de financiamiento”, explica el especialista en movilidad Javier Garduño, quien acompañó el proceso de la aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio 2016 y en el que no se le asignaron recursos al programa de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Por ejemplo, explica, para la Ciudad de México uno de los proyectos consistía en llevar la red Ecobici a la delegación Coyoacán –actualmente solo llega a Benito Juárez–; además de la construcción de dos bici estacionamientos masivos en las estaciones terminales del Metro Taxqueña y Constitución de 1917, que se había considerado qe tendrían un nivel de impacto alto.

Además, existían planes para ampliar las ciclovías en la capital del país, así como la construcción de carriles bus bici en algunas vialidades.

En la cartera de 74 proyectos también se contemplaban la creación de sistemas de bici pública –como Ecobici– en ciudades y municipios como Pachuca, Hidalgo; Cuernavaca, Morelos; Acapulco, Guerrero; Puebla, Puebla; San Pedro Garza, Nuevo León; Tijuana, Baja California y Los Mochis, Sinaloa.

“Otros proyectos son los que se conoce como zonas 30, de tránsito calmado en el cual se da una adecuación a toda la calle de modo que se da prioridad a peatones y ciclistas, con el fin de mejorar vial en esas zonas. Una de esas zonas era Cholula, Puebla, ya tenían estudios técnicos y aforos. Otra zona 30 se planteó en la ciudad de Hermosillo, Sonora”, detalla el experto.

El 29 de octubre de 2015, la Comisión de Cambio Climático de la Cámara de Diputados exhortó a aprobar los recursos (200 millones de pesos) a dicho programa con clave presupuestaria P007 contemplado en el Ramo 15 pues “De no contar con recursos para la movilidad urbana sustentable, se mantiene el incremento en la tasa de motorización aumentando los gases GEI del sector”.

Durante las pasadas dos contingencias ambientales, la primera el 15 de marzo y la segunda el 6 de abril, la demanda de transporte público incremento entre 10 y 20%. Una de las alternativas más utilizadas por los capitalinos o por quienes llegan a trabajar de otras entidades fue la utilización de la bicicleta.