Nayely Aldán

Puerto Escondido, Oax.- La casa de la Cultura de esta ciudad se encuentra en pésimas condiciones, paredes destruidas y sin pintura, así como una palapa de usos múltiples derruida, reportaron padres de familia de niños que ahí toman cursos por iniciativa de los propios profesores, quienes deben acondicionar su propio espacio ante la falta de lugares donde se brinden talleres artísticos en Puerto Escondido

 

 

Sergio Rodríguez, padre de familia, lamentó en entrevista con este medio que el actual agente municipal, ni los que han pasado por ese cargo público pongan atención ni dedicación a la Casa de la Cultura, argumentando que no hay recursos, luego de tener una reunión de tutores de estudiantes del lugar.

Padres de familia opinaron que los espacios de la casa de la cultura no son dignos para los niños que ahí aprenden desde danza, pintura, ensayan música y hasta lectura dirigida, sin embargo, los profesores que imparten las clases cobrando desde 15 hasta 40 pesos por la misma, tienen que acondicionar sus espacios, porque no hay ni interés ni presupuesto por parte de las autoridades y la historia se repite en cada administración.

Los agentes municipales siempre se disputan la administración de la Casa de la Cultura y nunca cuentan con presupuesto para el mantenimiento de la edificación, en redes sociales, el actual agente municipal Victorino Peña, dijo que para dar mantenimiento a la mencionada palapa se necesitan 180 mil pesos, mismos con los que no se cuentan en las arcas de la agencia municipal.

Claro ejemplo del desinterés en la cultura es el actual primer edil de San Pedro Mixtepec, José Antonio Aragón Roldán, quien antes de ser elegido presidente municipal fungió como agente municipal del periodo 2011-2013 y las condiciones no cambiaron ni en ese entonces ni en estos momentos.

Cabe mencionar que en ese periodo se le restó espacio a la Casa de la Cultura construyendo una guardería administrada por el DIF municipal, en el terreno de la Casa de la Cultura, en vez de acondicionar los espacios, además, ante la falta de personal el recinto cierra sus puertas a la una de la tarde los sábados, cerrando el acceso a la cultura a niños y jóvenes y no abre los días domingos.