La Silla Rota

La mariguana, droga ilegal hasta ahora, tiene sus detractores y defensores, aunque a la ciencia poco se le puede debatir, aquí un recuento de los estudios realizados a favor y en contra del uso medicinal de la cannabis.

 

 

AMINORA LAS NAUSEAS EN PACIENTES CON CÁNCER. Uno de los usos más populares de la mariGuana para propósitos médicos es en el tratamiento de pacientes con cáncer. Se ha demostrado que es más efectiva en reducir las náuseas y el vómito en los pacientes con cáncer que reciben quimioterapia que otras drogas aprobadas por la FDA. Investigaciones realizadas en 2012 también indican que la marihuana incluso puede retrasar la propagación de las células cancerígenas en el cuerpo. Ya ha sido utilizada en pacientes con leucemia en el Reino Unido para eliminar células cancerígenas exitosamente.

AYUDA A AMINORAR LAS CONVULSIONES. Uno de los mayores beneficios de la marihuana ha sido en el tratamiento de las convulsiones. Las investigaciones han demostrado que la marihuana médica puede aliviar las convulsiones y los síntomas de la epilepsia y el trastorno de Tourette. También pequeñas cantidades de aceite de cannabis pueden tener la habilidad de detener las convulsiones diariamente, lo cual ha sido probado ya en varios pacientes. También ha sido ampliamente utilizada para tratar a los niños con epilepsia cuando sus padres han tratado todas las demás alternativas, encontrando en la marihuana médica la única respuesta que ha ayudado a detener y controlar las difíciles convulsiones en sus niños.

PUEDE RETRASAR LA APARICIÓN DEL ALZHEIMER. Recientes investigaciones indican que la mariguana puede retrasar el progreso de la enfermedad de Alzheimer. Fumar mariguana puede retardar los síntomas del Alzheimer al bloquear una enzima que contribuye a la evolución de esta enfermedad. Los científicos también han encontrado que el cánnabis puede reducir drásticamente los temblores, mejorar el estado de ánimo, reducir el dolor y mejorar las habilidades comunicativas en los pacientes con Alzheimer.

AYUDA A LA DEPRESIÓN Y TDA. La marihuana es efectiva en el tratamiento seguro de la depresión. No sólo ayuda a tratar la depresión sino que también ayuda a aliviar los síntomas del trastorno de hiperactividad y déficit de atención. Los principales síntomas del TDA son cambios en el estado de ánimo, ansiedad, depresión, irritabilidad e insomnio. Los pacientes que sufren de depresión y TDA han tenido gran éxito al usar la marihuana médica para tratar de reducir sus síntomas. Esto es porque se ha encontrado que la marihuana aumenta los niveles de dopamina en el cerebro. Actualmente se están realizando investigaciones acerca del uso de la marihuana médica en el tratamiento del TDA. Esas investigaciones aún están en sus etapas iniciales, sin embargo, éste parece ser un tratamiento más seguro que algunos medicamentos formulados tanto para la depresión como para el TDA que han generado gran controversia debido a sus numerosos efectos secundarios.

ESCLEROSIS MÚLTIPLE. Las propiedades analgésicas de la marihuana pueden ayudar a tratar el dolor crónico que aqueja a algunos pacientes de esta condición neurodegenerativa. Asimismo, estudios demuestran que la marihuana es efectiva para combatir la espasticidad muscular que provoca la condición, y se cree que puede detener los daños neurológicos y los espasmos musculares que ocasiona.

AFECTA EL CORAZÓN. Una publicación reciente de la American Heart Association con el aval de la American Stroke Association vincula el consumo adictivo de cannabis con la existencia de complicaciones vasculares, sobre todo en los consumidores más jóvenes. El estudio detecta haber observado treinta y cinco complicaciones cardiovasculares luego del consumo adictivo de cannabis en adultos jóvenes, entre los 18 y los 40 años.

AFECTA A LA MEMORIA. Según un estudio del año 2011 publicado en la revista Addiction, la marihuana tiene un pequeño efecto a largo plazo sobre el aprendizaje y la memoria, pero según los autores del estudio, los efectos adversos de esta droga estarían relacionados con otros factores preexistentes y eran reversibles, incluso tras un tiempo prolongado (es decir, que si sufres efectos adversos, es porque ya estabas predispuesto).

DISPARA ENFERMEDADES MENTALES. Según varios estudios, el consumo crónico de esta sustancia conduciría a mayores tasas de ansiedad, depresión y esquizofrenia. Y un estudio reciente, publicado en el The American Journal of Addictions, mostró una asociación entre el consumo de marihuana durante la adolescencia y un aumento del riesgo de presentar conductas antisociales en la edad adulta.

PRODUCE TAQUICARDIA. Los efectos inmediatos al fumar marihuana incluyen taquicardia, desorientación, falta de coordinación física, a menudo seguidos por depresión o somnolencia. Algunos consumidores sufren ataques de pánico o ansiedad. De acuerdo a estudios científicos, el ingrediente activo del cannabis, THC, permanece en el cuerpo durante semanas o incluso más tiempo.

AFECTA LA CALIDAD DE LOS ESPERMATOZOIDES. La marihuana cambia la estructura de las células del esperma, deformándolas. Además, pequeñas cantidades de marihuana pueden causar esterilidad temporal en el hombre. Una investigación, realizada en Dinamarca con más de 1200 hombres de 18 a 28 años, encontró entre los hombres que habían consumido marihuana más de una vez por semana una reducción en el recuento de espermatozoides. En concreto, un 29% menos cantidad que aquellos hombres que reportaron un uso más ligero o nulo de dicha droga durante los tres meses anteriores.